Han pasado 48 horas desde que Isabel Pantoja, acusada de un presunto delito de insolvencia punible, prestó declaración ante el juez en Málaga, pero todavía seguimos impactados por las desgarradoras y caóticas imágenes de la tonadillera llegando a los juzgados de lo Penal rodeada de una marabunta de medios de comunicación y seguidores que le impedían incluso caminar, protagonizando una escena dramática.

Mientras algunos denuncian que la justicia no es igual para todos y mantienen que se vulneraron los derechos fundamentales de la artista al no instalar vallas - como en las declaraciones de otros rostros populares como la Infanta Cristina, Iñaki Urdangarín, Shakira, José Ortega Cano o María José Campanario - otros sostienen que la responsabilidad última de que Pantoja no gozase de protección fue de su abogado, Carlos Aguirre, que tendría que haberlo solicitado previamente al juez.

Una 'acusación' ante la que el defensor de la viuda de Paquirri guarda silencio, huyendo cuando le hemos preguntado por las informaciones que apuntan a que fue él quien no pidió una protección específica para Isabel teniendo en cuenta la expectación creada por su regreso a los juzgados.

Visiblemente incómodo, Carlos Aguirre también ha dado la callada por respuesta sobre sus impresiones tras la declaración ante el juez de Pantoja, evitando valorar su posible entrada en prisión ni aclarar qué hay de cierto en que intentará conseguir una reducción en la pena de tres años de cárcel solicitada por la Fiscalía.

Lo que ocurrió después en Cantora

Coincidiendo con la visita de Isa Pantoja a Cantora para mostrar su apoyo incondicional a su madre, Isabel Pantoja, en uno de los peores trances de su vida, acabamos de enterarnos de qué pasó en la famosa finca cuando la tonadillera y su hermano Agustín regresaron de Málaga después de sus polémicas y desgarradoras imágenes en su regreso a los juzgados.

Completamente rota, la artista era incapaz de contener el llanto en su declaración ante el juez minutos después de hacer el paseíllo al juicio rodeada de una avalancha de medios de comunicación que la Guardia Civil fue incapaz de contener. Una escena inédita que ha dado mucho que hablar en los últimos días, ya que no son pocos los que denuncian que no se respetaron los derechos de Isabel Pantoja, tachando de vergüenza y acoso inadmisible su entrada a los juzgados.

Pero, ¿cómo reaccionó la madre de Kiko Rivera tras este durísimo momento, que recuerda a cuando fue condenada a prisión en 2013 y al salir del juicio se desmayó después de que le tirasen del pelo y no la dejasen avanzar de la cantidad de periodistas que la rodeaban, una escena que nunca imaginó que volvería a vivir?

Ha sido Antonio Rossi, en 'El programa de Ana Rosa', quien ha desvelado qué pasó en Cantora este martes cuando Isabel y Agustín regresaron de Málaga. Tal y como ha contado el colaborador, "la situación estaba fuera de control" por parte de la artista, aunque su hermano también estaba bastante "ansioso y nervioso".

Al parecer, el momento fue tan dramático que se pusieron en contacto directamente con el hospital de Jerez de la Frontera - no ha especificado quién - porque, presumiblemente, querían obtener consejo médico ante el estado de ansiedad de Isabel.

Después de hablar con el hospital - según Marisa Martín Blázquez, con el médico habitual de la tonadillera - Agustín abandonó Cantora al final de la tarde para "recoger todo lo que le habían aconsejado en esa llamada", regresando a la finca enseguida "para asistir a su hermana".

Eso sí, manteniendo la prudencia, Rossi ha preferido no entrar en detalles sobre qué se le recetó presuntamente a Pantoja ante su estado "fuera de control" por su dramático regreso a los juzgados de Málaga.