Llevábamos muchos meses sin poder ver a Isabel Pantoja, de hecho, la última vez que la vimos fue en los Juzgados de Málaga cuando tuvo que declarar por el supuesto delito del que ha quedado absuelta. La madre de Kiko Rivera tiene preparada su gira en Latinoamérica y se ha dejado ver en la mañana de este sábado en el aeropuerto de Sevilla para comenzar desde cero.

Primero se bajaba Agustín Pantoja para gestionar los billetes de avión, mientras Isabel le esperaba en el coche para evitar estar demasiado tiempo frente a las cámaras de prensa. Una vez que su hermano tenía todo controlado, volvía al vehículo para recoger a su hermana y entonces se producía el momento más esperado.

La cantante se bajaba del coche con gafas de sol y mascarilla, de la mano de su hermano se introducía en el aeropuerto y saludaba a los medios de comunicación de lo más amable: "Buenos días". La tonadillera sigue apostado por el luto riguroso tras la muerte de su madre hace unos meses, pero hacía gestos a la prensa cuando le preguntaban por cómo estaba asegurando que regular.

La madre de Kiko Rivera no ha querido responder a ninguna de las preguntas que le hemos hecho, ni siquiera a si está dispuesta a hablar con su hijo cuando vuelva de esta gira. En cuanto a cómo se encuentra y a qué espera de estos conciertos, la tonadillera daba la callada por respuesta sin querer hablar más de la cuenta.

Eso sí, Isabel Pantoja hacía gala de su educación y agradecía a la prensa su presencia en el aeropuerto: "Gracias". Sin más, se introducía en los controles del aeropuerto con su hermana Agustín, que no se separaba de ella ni un solo momento y la cogía de la mano como señal de unión.