Viva la Vida lleva ya años siendo el referente de la televisión el fin de semana. Ha sido un programa que poco a poco ha ido ganando tanto espacio como protagonismo. No en vano el formato de las tardes ha conseguido juntar una importante nomina de colaboradores que han generado polémicas y han permitido que se hable de ellos.

Una de las últimas noticias que ha generado el programa y de la que luego se ha hablado durante toda la semana en los diferentes programas de Telecinco ha sido la crisis matrimonial de Ana María Aldón. La todavía mujer de Ortega Cano se sienta desde hace meses en el plató de este programa y comparte muchas de sus frustraciones y vivencias diarias. Pero no es la única. También Raquel Bollo, otrora colaboradora de Sálvame, ha fichado por Viva la Vida. Y ahí es donde ha estallado un misil y se han declarado guerra abierta entre los dos programas que ya se sabe que pertenecen a productoras más o menos rivales y que no se llevan del todo bien.

Y es que si algo tiene el programa es que explota como ningún otro las polémicas entre sus colaboradores. Durante meses también se habló mucho de los supuestos engaños a los que habia sometido a la audiencia José Antonio Avilés, el joven colaborador que llegó a participar en Supervivientes.

Pero sin duda de la colaboradora que más se ha hablado en los últimos meses ha sido de Ana María Aldón, que ventiló en el formato de Telecinco todos los problemas con su marido y que ahora parece que no quiere hablar ni de él ni de Gloria Camila o el resto de su familia. La audiencia es consciente de ello y por eso ayer la criticaban mucho.

"Si no habla no sabemos que hace ahí", decían algunos en redes sociales mientras que otros llegaban incluso a pedir su despido.