Anabel Pantoja no tiene prisa por regresar a España. La sobrina de la Tonadillera permanece en Honduras participando en el reality de Telecinco, Supervivientes. Allí, ha empezado un romance con el esgrimista español Yulen Pereira, siendo infiel a su marido, "el negro", Omar Sánchez.

La tertuliana ha tenido que enfrentarse al encuentro con la madre del espadista, la cual no tiene mucha simpatía con la sevillana. Para ello, el programa la puso ante tres puertas que reflejaban su pasado, presente y futuro. La primera que abrió fue la del pasado, donde encontró un cartón de Omar El Negro, su ex pareja. Esto no gustó nada a la sobrina de Isabel Pantoja, que rompió a llorar al remover todos los sentimientos que tenía.

La siguiente puerta que abrió fue la del futuro, donde encontró una silla con una manta, ocasión que aprovechó para reconocer que le daba miedo acabar sola. Finalmente, el programa le permitió abrir la puerta del presente, donde se ocultaba la madre de Yulen: "¡Qué subidón, qué guapa! Lo sé todo de ti. Tienes un hijo que vale millones, tenga o no tenga algo, lo quiero conmigo siempre", le dijo con una gran sonrisa.

Por su parte, su nueva suegra, aseguró que "tenía claro que te iba a ver en mi casa. La he visto súper delgada, me parece una buena chica y espero seguir conociéndola, tienes las puertas de casa abierta y le doy las gracias por ayudar a mi hijo en esta aventura". Ambas parecían estar en una nube muy felices, pero hubo alguien que no tuvo ese sentimiento, la madre de Anabel.

Sin embargo, según Socialité, la sobrina de la Tonadillera ha confesado ante las cámaras que está deseando llegar a España y ser madre. "Quiero ser madre y que mi niño tenga acento andaluz", ha declarado. Aunque Anabel, no ha revelado con quién le gustaría engendrar a la criatura, todo indica a que Yulen Pereira será el indicado. No obstante, debido a su condición de deportista, Anabel no descartar separarse de él nada más pisar la península ibérica para no interferir en su carrera.