Kiko Matamoros ya no está en Honduras. El tertuliano de Sálvame ha sido expulsado del reality de Mediaset tras la votación del público. En un duelo frente a Marta Peñate, por ver quién se quedaba en la isla, Matamoros fue expulsado definitivamente del concurso. Una vez llegado a España, el colaborador ha comparecido en el programa para el que trabaja, desentrañando sus peripecias por el reality de supervivencia.

Pero uno de los puntos más llamativos vino de la mano de las adicciones. El tertuliano, como ya hizo en el famoso "puente de los lamentos", dio una charla sobre su adicción a la cocaína en el Deluxe.

Matamoros reconoció que lleva 50 años enganchado a la cocaína, y que ha estado jugando con la muerte muy de cerca: “He jugado con la muerte porque he entendido la vida como una juego. La gente sabe que he sido 50 años adicto a la cocaína, pero quiero que la gente sepa que estoy en fase de recuperación, aunque no es disculpa de nada. La inicié un mes y medio antes de venir al concurso porque tenía la mucosa casi necrosada. La droga es posible que no mate tan violentamente como se dice, pero mata, hace mucho daño”.

"No fue el concurso el que me provoca dejar esa adicción, fue algo médico. Me pusieron un tratamiento de cortisona y estoy así durante un mes y medio antes de ir al concurso. Se me cambia por otro menos agresivo cuando ingreso en Supervivientes, que he seguido manteniendo allí con la supervisión del médico. La evolución ha sido tremendamente positiva. Tengo riego, me entra el aire y he dejado de roncar como un gorrino. Y desde luego, el convencimiento pleno de no volver a meterme una raya en mi puta vida", aseguró el colaborador.

El millonario "vicio" de Kiko Matamoros

A Kiko Matamoros le gusta vivir bien. El tertuliano lleva desde pequeño una vida acomodada, y eso se nota. Su última cena tras regresar del programa "Supervivientes" es una muestra de ello. Este ha sido el exclusivo menú que se pidió el colaborador de "Sálvame".

El menú en cuestión ha sido compartido en redes sociales por su pareja, Marta López Álamo. Ha sido ella quien ha compartido el delicioso menú que han degustado, con un plato que lleva un ingrediente cuyo kilo se vende por encima de los 10.000 euros.

Se trataba de un revuelto con caviar y unos flanes. Como postre coronaron con unos bollos.

Marta López Álamo compartió también un vídeo en el que se puede ver a Kiko Matamoros comiendo con gusto estos platos, que les sirvieron a domicilio.