First Dates, el popular programa de Cuatro, tiene como principal finalidad que sus participantes encuentren el amor o, al menos, empiecen a buscarlo. Con tantas citas a ciegas pasando por sus mesas, lo más probable es que alguno de los encuentros salga bien y que otros salgan francamente mal.

La cita entre Facundo y Alejandro no parecía ir del todo mal. Ambos hablaban abiertamente sobre su vida cuando salió una pregunta sobre las citas a ciegas. Facundo, que se había presentado como un actor y modelo, comentó con toda la naturalidad del mundo el lugar donde tuvo lugar su última cita, aunque a Alejandro no le pareció tan habitual. "La última cita que tuve fue en un cementerio". El motivo, según le dijo a Alejandro, era que le encantaba el arte gótico. "Una cosa es arte gótico, tío, para eso vete a una catedral".

Fuera de la cita, el comensal reafirmaba su asombro. Durante la cita, quiso tomárselo con más humor: " llegamos a hablar tú y yo y capaz que me metes en un tanatorio”. La contestación pareció sorprender a Facundo, al que le gustó la salida que tuvo su acompañante, aunque luego acabó rechazando una segunda cita.

El monumental enfado de una comensal con su cita en First Dates

En este caso no se puede decir que la cita saliera bien o mal; tampoco “a medias”. “Las medias no me las pongo hace mucho”, fue la contestación que Magnolia le dio a su cita, René, cuando este propuso que pagaran ambos: “Las medias no me las pongo hace mucho”. Pese al buen rollo entre ambos durante todo el encuentro, Magnolia no dio su brazo a torcer. En un primer momento, se ofreció a pagar si él no quería pagar todo, pero cuando René le dijo que lo pagara, ella se negó. “En mi época pagábamos los hombres. Pasan los años y pagamos los dos. Ahora, o paga el chico o paga la chica”. Magnolia no cambió de opinión: “Tienes que invitar porque un señor invita”.

Al final del encuentro, Román accedió a pagar el total; lo que no quedó del todo claro es si iba a haber una próxima cita en la que pagara Magnolia. Durante las impresiones individuales fuera de cámaras y una vez se había ahorrado el desembolso, no tuvo “ninguna crítica que hacerle”.

El encuentro entre ambos solteros se ha producido durante la semana especial de First Dates“First Dates Beach Club”Carlos Sobera, con una camisa estampada muy propia para esta estación, conversaba con sus camareros sobre cuándo era más fácil ligar. El presentador admitía ligar más en verano: “Como estoy en traje de baño, se me ve el cuerpo, que lo tengo modelado, estoy morenito, con mis cositas…”. Marías Roure, el famoso camarero del programa, no parecía coincidir con Sobera: “Si lo tienes que encontrar, da igual la época del año”. La comensal que en ese momento esperaba a su cita coincidía con Roure: “Cualquier momento es bueno si uno está dispuesto”.