Gran Hermano no pasa por su mejor momento. De hecho, no sabemos con certeza si el formato de Mediaset volverá a salir en pantalla. Esto se debe al escándalo que hubo en 2017 con dos de sus concursantes.

"El confesionario" de "Gran Hermano" es una habitación cerrada en la que los concursantes hablan directamente a cámara, con un miembro de la dirección (el "Súper") como único interlocutor. A esa habitación llamaron a Carlota Prado, 24 años y concursante de la edición conocida como "Gran Hermano Revolution", la mañana del 4 noviembre de 2017. Cuando la joven entró a la sala, la dirección del programa le puso un vídeo: en la grabación, Carlota Prado vio, con horror, cómo otro concursante, José María López (que era su pareja desde que ambos habían entrado en la casa de Guadalix de la Sierra), abusaba sexualmente de ella, que estaba inconsciente por la ingesta de alcohol, la noche anterior.

La grabación de esa sesión de "confesionario" en la que la dirección del concurso, que produce Zeppelin TV y emite Telecinco, revela a Carlota la agresión sexual forma parte de la instrucción practicada por la jueza de Colmenar Viejo, que considera que hay pruebas suficientes para juzgar a José María López por un delito de abuso sexual. Un vídeo que ha sacado a la luz "El Confidencial", en lo que ha sido el inicio de una gran controversia. Porque en esas imágenes se ve cómo el concurso pone a la víctima ante las imágenes de su propia violación, sin tener ningún tipo de ayuda legal o psicológica, para acto seguido instarla a guardar silencio sobre lo ocurrido.

"Carlota, este tema, por José María y por ti, por el bien de ambos, no debe salir de aquí", le dice el "Súper", en un momento de la grabación, a la joven. Para entonces, Carlota Prado ya llevaba cerca de diez minutos en el "confesionario". La dirección del programa le había puesto el vídeo, grabando además todo el proceso. Al comprobar la dureza de las imágenes, la joven pide que las quiten. Pero el audio sigue activado hasta que Carlota Prado insiste en que lo apaguen.

Cuatro años después, Carlota Pardo comparecía en el juzgado por el caso abusos sexuales en 'Gran Hermano' semanas después de no presentarse al juicio; su abogado declaró que se debía a "problemas psiquiátricos" que le impedían declarar en buenas condiciones.

Pues un famoso portal de noticias televisivas, "Teleaudiencias" ha confirmado que el reality de Telecinco no reanudará su emisión hasta que se esclarezca el caso, por lo que la audiencia tendrá que esperar.