Pasapalabra está triunfando. Los apasionantes duelos entre Rafa y Orestes no permiten despegar los ojos de la televisión a los espectadores, que diariamente se conectan a las 20.00 de la tarde para ver uno de los formatos con más audiencia de la televisión española.

Es uno de los programas del momento. Todo el mundo habla de ello en la cola del supermercado o en la oficina. Pasapalabra ha conseguido trascender la pequeña pantalla y se ha colocado como uno de los programas más vistos de la televisión. Pero que hablen de uno no siempre es bueno. O al menos no del todo.

Pasapalabra es, desde hace años, uno de los concursos más importantes de la televisión en abierto. No en vano durante años estuvo triunfando en Telecinco conquistando la última parte de la tarde. Una sentencia del Tribunal Supremo obligó hace varios meses a la principal cadena de Mediaset a dejar de emitir este formato que por aquel entonces presentaba Christian Gálvez. Fue entonces cuando Antena 3 apostó por su compra y fue una decisión más que acertada. No en vano tener tanto ese programa como El Hormiguero ha hecho que las noticias de Vicente Valleés que se emiten antes y después de estos programas de tanto éxito sean lo más visto del día.

Telecinco intentó por todos los medios evitar la fuga de los espectadores que habitualmente consumen este tipo de concursos. Pero no lo consiguió. Recuperó formatos como el Precio Justo o Alta Tensión que en su día habían tenido mucho éxito en la cadena de Mediaset y en Cuatro pero que tuvieron que pasar a mejor vida en otros canales al no conseguir el éxito que se esperaba de ellos.

Pero para la audiencia, no siempre todo es bueno. De hecho, ya desde hace tiempo, los espectadores denuncian tongo en pasapalabra. Unos, a favor de un concursante, otros, a favor del otro.

"Lo voy a decir un día mas. El rosco de Orestes es siempre mucho más difícil que el de Rafa. Lo siento, y no me baja nadie de la burra", dice un espectador, refiriéndose al rosco, la prueba final del concurso en la que los participantes pueden ganar un bote millonario. Sin embargo, no todos están de acuerdo: "Es totalmente lo contrario, se nota que no ves mucho pasapalabra", replica otro usuario de la red social del pájaro azul.