Después del comunicado que ha emitido la semana pasada Gerard Piqué en el que pide, rigurosamente, que se deje de publicar informaciones no contrastadas que atentan gravemente a su intimidad y a la de su familia, ha habido movimientos en la casa de Shakira.

Hasta allí se han desplazado varios abogados que no querían desvelarnos a qué se debía la visita, simplemente nos ha confirmado que se trataba de una reunión normal: "No podemos decir nada". Los letrados no nos aclaraban si el tema de la visita es por la custodia de los niños o por la pena de prisión que pide la fiscalía a la colombiana: "No podemos deciros nada, lo siento". Eso sí, uno de ellos nos confirmaba que se trataba por el "Tema de impuestos".

A diferencia de su expareja, Shakira parece que no va a emitir un comunicado en esta ocasión: "No nos consta nada". Y es que las palabras de Piqué se han producido tras haberse publicado imágenes y vídeos con su nueva pareja, Clara Chía. Aunque lo cierto es que se ha mostrado especialmente molesto con las informaciones que han salido a la luz en los últimos días.

Pero parece que los problemas persiguen a la colombiana, y es que ha salido a la luz un nuevo posible hijo ilegítimo de la cantante. El joven asegura que es hijo de Shakira y Santiago Alarcón, un conocido actor en latinoamérica, por lo que exige una compensación económica. Sin embargo, el actor se ha pronunciado sobre lo sucedido: "Este muchacho asegura que su papá biológico soy yo, y su mamá, no se lo van a creer, y me da pena nombrarla, pero toca nombrarla para que vean lo absurdo de la historia, es Shakira", publicó a través de sus redes.

"Asegura que lo entregué en adopción en 1992, yo tenía 12 años o 13 recién cumplidos. Y me pide 835 millones de pesos. Este caso está en manos de las autoridades, porque temo por mi seguridad y la de mi familia", se puede leer en varios artículos.