La casa de Isabel Preysler se ha convertido en un hervidero de actividad desde que Tamara Falcó rompió con Íñigo Onieva tras la filtración - 24 horas después de anunciar su boda - de un vídeo en el que su prometido besaba a otra mujer. Destrozada ante esta deslealtad que en un principio el empresario negó rotundamente, la marquesa de Griñón abandonaba el sábado el piso que compartían en el centro de la capital y ponía rumbo a la mansión familiar de Puerta de Hierro, donde se refugia desde entonces.

En los últimos días, y a medida que hemos ido conociendo más detalles de la ruptura del momento, Tamara no ha dejado de recibir visitas de sus seres queridos, que no han dudado en desplazarse hasta la residencia de Isabel Preysler para arroparla en estos durísimos momentos.

Además de Ana Boyer, que regresó de urgencia a Madrid con sus hijos cuando su hermana rompió su compromiso, de su monitor de yoga - ya que el deporte la está ayudando a sobrellevar esta situación - y de su estilista, que supervisó personalmente el look elegido por la socalité en su reaparición ante la prensa el pasado martes, Tamara ha recibido estos días una visita muy especial.

Y es que un sacerdote de confianza ha acudido diariamente a la casa de Isabel Preysler para dar consuelo a la marquesa de Griñón, ejerciendo de su guía espiritual y consiguiendo que Tamara afronte este delicado trance refugiándose en su fé, una gran ayuda para sobrellevar su ruptura con Íñigo.

Leticia Requejo, reportera de 'El Programa de Ana Rosa', ha entrado en directo desde las inmediaciones de la casa en la que se encuentra Tamara Falcó para contarnos que la marquesa de Griñón habría decidido alargar su viaje a México para "olvidarse de tanta polémica y poner tierra de por medio".

A su vuelta, Tamara ya no regresaría al domicilio de su madre, sino que ya se trasladaría al ático que está cerca de la casa familiar y en el que ya "se encuentra todo preparado", ha asegurado Leticia Requejo.

Íñigo Onieva rompe al fin su silencio tras la separación

Tamara Falcó e Íñigo Onieva no retoman su relación. Lo suyo es historia y una segunda oportunidad es "imposible". Así lo ha dejado claro Tamara Falcó en su reaparición pública después de los días más convulsos de su vida, en los que pasó de la felicidad más absoluta y de preparar su boda con Íñigo Onieva a romper fulminantemente su relación con él tras descubrir que le había sido infiel.

"El Íñigo con el que yo me prometí no tiene nada que ver con ese. La verdad es que nosotros, es difícil de creer y aunque él se dedicaba a la noche y a los viajes, yo creo que una relación tiene que darte una libertad. La base es la confianza. Sí, a él le gustaban hacer esas cosas y no había problema. Pero claro, con unos límites. Yo no sabía que estaba abusando de mi confianza" ha apuntado dolida la hija de Isabel Preysler.

Ahora, Onieva se encuentra derrotado. No sale de su domicilio y seguramente esté muy arrepentido. Por eso, Jorge Javier ha decidido presentarse en casa del ex de Tamara Falcó para concederle una entrevista. Sin embargo, como las redes vaticinaban, Onieva no salió de su casa y su respuesta ha sido el silencio.

Y Sálvame ha comentado en directo las primeras palabras del joven desde que ha pasado todo el follón: "La he visto en Sálvame. Está muy entera, la he perdido para siempre", indicó.