La ruleta de la suerte ha conseguido convertirse en uno de los programas más longevos de la historia de la televisión en España. No en vano lleva años en antena. A pesar de que ha pasado por diversas etapas lo que nadie puede negar es que tiene éxito entre su público. Tanto que Antena 3 ha decidido mantenerlo a pesar de la competencia tan fuerte como el Ya es Mediodía de Sonsoles Ónega.

Es por eso que Antena 3 rescató en su web algunos de los mejores momentos de los últimos años de La Ruleta de la Suerte. Entre ellos uno que puso contra las cuerdas a tres concursantes. Preguntaban por una canción de Siniestro total y tenían ya casi todo el panel resuelto, sólo faltaba una letra. Decía algo así como "tengo, tengo, tengo, tengo y tú no tienes nada". Sin embargo los concursantes decían una y otra vez sólo tres veces "tengo" por lo que el panel no se daba por válidos.

El propio presentador del concurso, el modelo Jorge Fernández, se quedó sorprendido de lo que estaba sucediendo. No daba crédito y no tenía ni tan siquiera forma de darles una pista a los concursantes. "Sólo tenéis que leer lo que pone ahí", les pedía. Pero no eran capaces. Obcecados todo el rato en una misma respuesta. Finalmente todo se pudo solucionar y se quedó en una anécdota más que recordar.

Pero hoy venimos a hablar de Laura Moure, la joven azafata de La Ruleta de la Suerte, que "vendo vocales y regalo consonantes" acompañando en sus labores a Jorge Fernández. Nacida en Madrid el 11 de mayo de 1985, Moure tiene una vida detrás del concurso que poca gente conoce. Ha aparecido en series del calibre de "Hospital Central" o "Al filo de la ley", y ha salido en películas como "Combustión", acompañada por Álex González. Además, recientemente ha aparecido en diversos programas de Pasapalabra, en los que se la veía radiante.

Y es que en uno de los paneles, Jorge Fernández ha explicado que se han inventado unos tacones con el tacón abatible. Esto no ha gustado a Laura Moure, que ha replicado: "son feos a dolor, no lo veo claro". El presentador no se lo podía creer: "Pensé que te encantarían. Cómo te van a poner, bonita", zanjó.