Íñigo Onieva acapara todas las portadas del corazón tras su desplante a Tamara Falcó. Tan solo unas horas después de prometerse, Telecinco destapó unos vídeos del joven dándose un beso con otra mujer.

Mientras su familia y sus amigos cierran filas en torno a él, aseguran que está destrozado e insisten en que su relación con la marquesa de Griñón no estuvo marcada por las mentiras ni las deslealtades, otros se empeñan en destapar la 'cara oculta' del empresario.

Además de insinuar que el beso con la chica en el festival Burning Man no fue su única infidelidad a Tamara, se especula con que Íñigo habría mentido en su currículum tras salir a la luz su relación con la hija de Isabel Preysler, exagerando tanto su experiencia como ingeniero de automóviles como su puesto real en las empresas en las que trabaja. Y es que aunque pensábamos que el joven era socio de un conocido club nocturno, resulta que tan solo sería relaciones públicas del mismo.

Por otro lado, este fin de semana el programa 'Punto de mira' ha revelado que una banda criminal estaría intentando comercializar con unas imágenes de carácter sexual del exnovio de Tamara, por las que se estarían pidiendo 100.000 euros.

Informaciones que han hecho que su hermano Jaime Onieva deje claro que él siempre va a defender a Íñigo y que, a pesar de todo lo que se está diciendo, el empresario es una buena persona y un "súper hermano". "Desde luego" afirma con rotundidad, evitando contarnos cómo se encuentra el protagonista del momento, completamente desaparecido desde que Tamara rompió con él.

Pero hoy, en Sálvame, Jorge Javier ha anunciado que Onieva está "super arrepentido" y "muy enamorado": "Ha dicho que está dispuesto a cambiar radicalmente de vida para recuperar a Tamara", ha asegurado el presentador.