First Dates cuenta con un elemento esencial para enganchar a la audiencia temporada tras temporada y ser una fuente inagotable de contenido: el amor. Si bien no siempre surge la llama entre los que se presentan en las citas a ciegas, a menudo salta la sorpresa y resulta que, de repente, dos personas que estaban hechas la una para la otra acaban encontrándose en el restaurante del amor.

Sergi y Mireia llevan mucho tiempo sin pareja y han venido a ‘First Dates’ en busca de una persona que les robe el corazón. El destino ha querido que fuera lugares muy cercanos y que surgiera una chispita entre ellos antes del postre. Él estaba más que encantado.

Mireia ha entrado muy sonriente a ‘First Dates’, pero nos ha advertido de que es una mujer muy complicada, tiene mucho carácter y estalla con muy poquito. Ha tenido una relación seria de 9 años, que terminó por una infidelidad “mi padre le enchufó en un trabajo y me engañó con una de allí. Ahora está casado y tiene un hijo”. Lleva 10 años soltera y aunque al principio se traumatizo, ahora está preparada para darlo todo.

Tras saber que los dos seguían viviendo en casa de sus madres, Mireia ha querido saber si a Sergi le gustaban los animales y él le ha dicho que sí, y que le encantaba el perro que tenía su hermano. Ella también tiene un perro y asegura que es el amor de su vida. Sergi estaba encantado con ella y ha sentido que igual ese amor podía cambiar “igual el amor de su vida puedo ser yo”. Respecto al deporte, Sergi le ha dicho que no le gustaba ir al gimnasio porque se dedicaba a las reformas y ya cogía bastante peso.

A ella sí le gusta ir al gimnasio y parece que la comida sana porque cuando él le ha dicho que le encantaba perderse con la bici para luego tomarse un buen desayuno “con huevos, butifarra y panceta”, ella ha soltado un claro “¡Qué asco!”.

Sergi y Mireia se han atrevido con el Rasca del Amor y les ha tocado responder a cómo son cuando se enfadan y en una relación. Ambos han coincidido en que tenía mucho carácter y en que eran muy divertidos. Sin embargo, ella le ha dicho que era muy sincera y que odiaba las mentiras, y él le ha confesado que “no miento, pero no digo toda la verdad”.

En el reservado, Sergi ha dejado a Mireia muda al decirle que lo que más le gustaba de ella era su pelo porque ella estaba convencida de que venía espectacular y ella le ha dejado sin beso para no olvidar. Pero los dos se han gustado y han disfrutado de un rato muy divertido. Sergi le ha dicho a su cita “te voy a llamar Google porque tienes todo lo que busco” y ella no ha podido dejar de reír.

En el momento de la decisión final, ella la ha contado que al verle su físico no le había convencido, pero que le había ganado con su simpatía y su forma de ser. Él estaba encantado de conocerla y se han ido directos a quemar Madrid.