"Estamos ante una nueva Gema. Más fuerte, más decidida, con muchas ganas de vivir y de hacer lo que en mucho tiempo no he hecho" confiesa Gema Aldón, feliz a su regreso a casa después de haber grabado su primer videoclip en Barcelona. Un debut en el mundo artístico que supone su salto definitivo al mundo de la fama después de sus recientes declaraciones en la revista Lecturas confesando que se sintió "abandonada" por su madre cuando se vino a vivir a Madrid con José Ortega Cano cuando ella tenía tan solo 17 años.

Un reproche que Gema ahora matiza, explicando que "aunque mis sentimientos fueron esos, comprendo que mi madre tuviera que irse y fui yo la que no quería irme" y que Ana María Aldón no se habría tomado nada bien. Y es que como publica dicha revista, la colaboradora no lleva nada bien el protagonismo mediático de su hija y la habría llamado presa de la ira al leer la entrevista, más preocupada porque su imagen pública se pudiese ver afectada por las palabras de Gema más que por el dolor de la joven por un distanciamiento que ninguna puede negar.

Una información que la ex de Ortega Cano no ha dudado en negar este jueves en 'Fiesta, asegurando que lo único que quiere es la felicidad de su hija, y si ésta pasa por la televisión, a ella le parece bien. Y para demostrarlo, ha afirmado que no le importaría compartir plató con la joven. Un guante tendido que Gema ha recogido, confirmando con un claro mensaje que su intención es seguir en televisión le guste o no a su madre: "La tele es muy grande y supongo que hay sitio para las dos".

Además, asegura que no sabe quién ha podido decir que a su madre lo que le preocupa no es el dolor de su hija sino que esta no enturbie su imagen pública y deja claro que nada hay de cierto en la información publicada por su revista de cabecera: "Se dicen tantas cosas y tantas mentiras... Yo creo que no hay que creerse nada si no sale de la boca de mi madre o de mi boca porque se dicen muchas cosas".

"Ni mi madre tiene una imagen televisiva sucia ni yo me estoy interponiendo en nada. Todas las relaciones tienen altibajos. Es mi madre. Todas las relaciones de madre e hija tienen siempre discusiones, pero que yo llamo a mi madre, ella me llama a mí y ya está" ha añadido, dejando claro que las cosas entre ellas no están tan tensas como se quiere hacer ver.

Y prueba de ello es que como confiesa con una sonrisa y con un "por supuesto que sí", entre sus planes más inmediatos está pasar la Navidad con Ana María en el nuevo chalet que ha comprado en Guadalajara y que, reconoce, todavía no conoce en persona.