Sale a la luz el significativo regalo de boda que recibió Tamara Falcó de su suegra: este es el mensaje que oculta

La marquesa de Griñón pasaba por el altar con el empresario el pasado verano

Tamara Falcó

Tamara Falcó

F. L.

Tamara Falcó e íñigo Onieva sellaban su amor el verano pasado en una multitudinaria ceremonia. Tras una dura crisis marcada por la supuesta infidelidad el empresario a la marquesa de Griñón, la hija de Isabel Preysler decidía dar una oportunidad al joven, una reconciliación que acabó en boda.

Tras pasar juntos sus primeras navidades llenas de momentos especiales que han compartido a través de redes, como su escapada a Suiza donde ambos han compartido una jornada de esquí, ahora ha salido a la luz el curiosO regalo de boda que la suegra de Tamara Falcó habría hecho a su nuera.

Boda a pesar de las adversidades

Finalmente, el pasado 7 de julio tuvo lugar la boda de Tamara e Íñigo, un momento inolvidable del que se han empezado a conocer algunos detalles más llamativos, como la incomodidad en la que se encontraba la madre de la novia, Isabel Preysler, sobre todo por la actitud que tenían algunos de los amigos del novio, e incluso el propio novio. Así lo han destacado en El Programa de Ana Rosa, señalando que la reina de corazones consideró que los amigos "venían alegres" al enlace. Y hasta el mismo Íñigo que llamó a su suegra "Isa", algo que seguro no le hizo ninguna gracia a la Preysler.

Regalo con significado

La revista ¡HOLA! desvelaba el desconocido regalo que le hizo su suegra, Carolina Molas tras su boda con Íñigo. Un obsequio que decora la recién estrenada vivienda de la pareja. Al entrar, vemos varias piezas artísticas en las distintas estancias. ¿Cuál es su favorita? “Los cuadros de Carla Cascales, que los compré hace tiempo. Vi su obra hace mucho y me enamoré. Estos cuadros viajan muy bien en el tiempo conmigo”. Y añade: “También tengo la escultura que nos regaló la madre de Íñigo por la boda. Se la encargó al tío de Íñigo y es una escultura muy bonita que se llama “Matrimonio en equilibrio”. Después, hay otras piezas que he ido coleccionando poquito a poco”, cuenta la hija de Isabel Preysler.