El enfrentamiento entre Óscar y Moisés se mantiene fuera de Pasapalabra: "No lo invitaría"

El concursante riojano fue entrevistado en Espejo Público dejando unas declaraciones un tanto polémicas

El enfrentamiento entre Óscar y Moisés se mantiene fuera de Pasapalabra: "No lo invitaría".

El enfrentamiento entre Óscar y Moisés se mantiene fuera de Pasapalabra: "No lo invitaría". / Antena 3

Todo en esta vida tiene un final y el duelo entre Óscar y Moisés no iba a ser distinto. Más de 150 programas en los que se han visto las caras y en los que Óscar ha sabido finalizar el Rosco antes que Moisés. El apellido Fahrenkamp, que, para quien no lo sepa (mejor dicho, ¿alguien lo sabe?) es el apellido del arquitecto que diseñó la Villa Wenhold, en la ciudad alemana de Bremen, fue el que le dio el bote de 1.816.000 €.

Dicha cifra no alcanza el gran récord de Rafa Castaño, que se llevó ante Orestes Barbero 2.272.000 €, pero sí que supone una de las cantidades más grandes que una persona se ha llevado en un concurso de la televisión. La alegría invadió a Óscar desde el momento que escuchó la confirmación de Roberto Leal. Sin palabras y con lágrimas en los ojos abrazaba a un Moisés que después de 245 programas veía como se le escapaba el sueño del bote.

"Están siendo unos días emocionantes, estaba más tranquilo cuando estaba concursando que ahora", reconoce el riojano días después de ver como Óscar se imponía de forma definitiva. "No soy aficionado al póker, pero ese día tenía una mano muy mala, había escuchado las suyas y era la octava pregunta que tenía sobre Ecuador y la primera sobre Egipto para mí. Ahí pensé que no tenía nada que hacer, no pude hacer nada más que plantarme y quedarme para la foto", expresaba el concursante, sobre los factores que le llevaron a perder ese día.

Sin embargo, no le guarda rencor al programa ni a Roberto Leal, presentador de Pasapalabra y del que tiene muy buen recuerdo. "Es la persona que más veces me ha dicho que no", señalaba en Espejo Público. Pero una cosa, no quita que sea duro asumir que todo el trabajo de más de un año no tenga recompensa. "Es un momento y un escenario que podía ocurrir, estaba mentalizado para ello, aplaudirle y alegrarme por él. Es cierto y piensas 'ahora me voy yo', has invertido mucho tiempo en este sueño y todo se esfuma".

En esa misma entrevista, también señaló que uno de sus pilares más fuertes era su madre que le ayudó en muchas ocasiones a preparar el programa. "Mi madre está jubilada y me leía muchas veces las preguntas. También me buscaba preguntas que muchas veces luego salían en el rosco", explicaba el concursante, mientras que Susanna Griso le animaba a llamarla y a que la conociesen los espectadores.

"Yo ese día le notaba extraño porque no me contaba ninguna anécdota ni nada. Y no me dijo que había perdido hasta que llegamos a la puerta de la casa", afirmaba la madre de Moisés sobre el día que se enteró de la derrota. "No quería ponerla nerviosa porque íbamos a coger la carretera". "Ya que había muerto en el concurso queríamos llegar vivos a casa", comentaba de forma irónica Moisés.

Las declaraciones de la madre de Moisés

La entrevista iba según lo previsto, hasta que unas declaraciones de la madre de Moisés llamaron la atención. En un instante de la entrevista también se unió el ganador, Óscar, que después de saludar a todos, tuvo que escuchar las palabras de la madre de Moisés. "Es que Óscar ya había ganado un bote, es su segundo y este habría sido el primero de mi hijo", expresaba, mientras que Óscar no sabía como salir de ahí. "Es una pregunta complicada porque diga lo que diga va a estar mal".

Pero la cosa fue a más y después de la pregunta de uno de los colaboradores, que querían saber si invitaría a Óscar a comer por Navidad, la respuesta no era la que se esperaba. "Pues no la verdad, yo invito a la familia. No lo conozco personalmente", expresó con sencillez la madre, que después de las risas en el plató, sentenció de forma humorística. "Hombre pero si Óscar ha ganado tendría que invitar él primero".