Matamoros rompe su silencio y revienta la final de Supervivientes: "Descarada manipulación"

El colaborador no se muerde la lengua y carga contra la organización

Kiko Matamoros, el azote de Supervivientes

Kiko Matamoros, el azote de Supervivientes

F. L.

Kiko Matamoros se ha convertido en la bestia negra de Supervivientes. Desde que el colaborador del extinto Sálvame hiciese las maletas obligado por la nueva dirección de Mediaset y saliese de su casa mediática, no ha dejado de atacar y lanzar dardos incendiarios a Telecinco.

Pero, si hay un programa que desata cada semana la ira del televisivo ese es Supervivientes. En parte por la participación de su hija Laura en el reality.

Ahora, con la influencer ya fuera del concurso, el odio hacia el formato y el rumbo que están tomando las tramas que en él se viven sigue intacto por parte del marido de Marta López Álamo.

De hecho, el colaborador ahora no se lo ha pensado dos veces y ha arremetido contra la organización del concurso por el que según el polemista, es el ganador del reality impuesto por las altas eferas.

La guerra entre Matamoros y los que en su día fueron sus jefes parece más encarnizada que nunca y al menos, por parte del colaborador, no hay a la vista, planes de enterrar el hacha.

El azote de Supervivientes

Cuando 'Supervivientes' ya ha llegado a su recta final y cada vez queda menos para conocer su ganador, el colaborador ha hecho su pronóstico. Un vaticinio que para él no es casual. Prueba de ello que haya cargado directamente con la organización del programa, dejando caer que ellos ya tienen "su apuesta ganadora". O al menos eso cree él. 

Convertido en uno de los mayores azotes del programa, el tertuliano utiliza sus redes sociales para opinar sobre todo lo sucedido en la aventura. Según él, el veto impuesto sobre él desde Mediaset. Eso no ha evitado que estalle contra ellos, siéndole indiferente que su hija Laura concursara en el reality.

"Hoy comienza la deriva. Telecinco ya tiene su apuesta ganadora que es Gorka. La desvirtualización del concurso y la descarada manipulación del contenido por parte de la productora de Supervivientes ha rebasado el vaso de la paciencia de los directivos de la cadena. Ya han dicho basta", escribe Kiko.