Los problemas económicos de Jessica Bueno: tiene que cerrar su negocio quince años después

La pareja de Luitingo abrió en 2009 una empresa centrada en la organización de eventos privados

Los problemas económicos de Jessica Bueno: tiene que cerrar su negocio quince años después.

Los problemas económicos de Jessica Bueno: tiene que cerrar su negocio quince años después.

Otro paso más en la relación de Jessica Bueno y Luitingo. A pesar de que la gran boda aún quede a una distancia prudencial (que la audiencia sepa) y los hijos no estén en los planes, la pareja grita su amor a los cuatro vientos incluso a través de la música.

Hace tan solo unas semanas el andaluz sorprendía a la audiencia con la publicación de algo que llevaba un tiempo anunciando con ilusión: una canción. Pero no se trataba de una canción normal y corriente, sino de la historia completa de su amor con Jessica Bueno desde que se conocieran hace ya ocho meses en la casa de Gran Hermano en su edición 'VIP'.

'Secreto a Voces' vio la luz con un videoclip protagonizado por la misma Jessica Bueno, la musa de Luitingo. Tan importante es esta canción para la pareja que incluso han organizado una fiesta homenaje para escucharla en grupo. Se trata de un "eventazo privado" que ambos han anunciado a través de sus redes sociales que tendrá varias sorpresas para los afortunados asistentes: "El acto contará con un catering gourmet de bienvenida, una decoración diferenciadora y además una monodosis de placer, todo acompañado del mejor ambiente musical".

Los problemas de Jéssica Bueno

Lejos de toda la alegría que está viviendo la pareja, Jéssica Bueno está atravesando unos duros momentos a nivel personal. Precisamente, ha sido su empresa de organización de eventos, Birya Studio, la que ha anunciado el cierre definitivo después de estar unos meses sin operar y con el cartel de fuera de servicio de forma temporal.

La decisión se ha ido alargando desde que Lorena Bermudez, socia de Jéssica, abandonase el proyecto coincidiendo con la final de Gran Hermano VIP. Desde ese momento, el proyecto se fue tambaleando hasta acabar meses después con el cierre definitivo.

"Esto es un proyecto que puede ir bien o no tan bien, pero tenemos que comer. Y por eso, a parte de la empresa de eventos me dedico a la moda, a la publi, a las redes… No puede quedarse en su casa sentada esperando a que nos contraten. Ella ha creado su pequeño negocio, que será grande, porque tiene que trabajar. Tiene que tener su vida", expresaba hace unas semanas Jéssica Bueno sobre la decisión de su amiga.

Ahora, tiene que afrontar un nuevo futuro con una de sus aventuras profesionales, de las más largas que ha tenido, aparta de forma definitiva.