Manu alcanza el bote de Pasapalabra ante una Vicky que sufre para mantener la Silla Azul: 328.000 euros

El concursante madrileño tuvo un rosco perfecto en el que no dejó margen a su rival

Manu alcanza el bote de Pasapalabra ante una Vicky que sufre para mantener la Silla Azul: 328.000 euros

Benito Domínguez

Alcanzar el Rosco de Pasapalabra es un reto al alcance de muy pocos. En uno de los concursos más peleados, competitivos y difíciles de la televisión, son unos pocos los que consiguen triunfar. Con premios de cientos de miles de euros, incluso millones, el programa presentado por Roberto Leal es todo un reto. Después de la victoria de Óscar ante Moisés, Manu y Vicky han sido los encargados de tomar el relevo.

Como de costumbre en el Rosco, Vicky arrancó con paso firme y 20 aciertos en la primera vuelta. Sin embargo, en esta ocasión, sería alcanzada por un Manu que fue de menos a más. Con cinco aciertos menos en el primer repaso, el concursante madrileño fue sacando respuestas que le acercaron al objetivo. Pese a su buen comienzo, Vicky se atascó en las siguientes respuestas y con 21 aciertos a falta de 3 segundos tuvo su primer error. En la reanudación, volvió a cometer un segundo fallo.

Esto aseguró la continuidad de Manu que, con tiempo por delante y más aciertos que su rival. Se lanzó a por el rosco con tres palabras por delante. Por un momento la ilusión se mantuvo plena al acertar la letra P. No obstante, en la Z se esfumó toda alegría por conseguir el rosco al no acertar la letra. Un fallo que sentenció a Manu de cara a ganar un bote que ya acumula 328.000 euros.

Un duelo intenso

La tensión se corta con un cuchillo cada tarde en El Rosco de Pasapalabra. Manu Vicky están protagonizando unos duelos muy igualados, que prácticamente se deciden por pequeños detalles.

Aunque esos pequeños detalles, al menos en estos últimos Roscos, han brillado en su ausencia. Los concursantes, cuya igualdad se refleja en numerosos empates, han pasado en los últimos programas varias veces por la Silla Azul, algo a lo que no nos tienen acostumbrados, fruto de los nervios, jugadas arriesgadas e incluso algún que otro fallo evitable. La semana arrancaba con Vicky con paso firme en El Rosco, serena y tranquila firmando 20 aciertos. Manu apuraba sus opciones de empate y, cuando parecía que iba a firmar las tablas, un fallo lo mandó a la Silla Azul.

En otro Rosco, el madrileño cometió un fallo bastante evitable en el primer tramo de El Rosco. Un fallo en la ‘L’ le condenaba a pasar otro día más por la Silla Azul. Ninguno de los concursantes pudo consumar su superioridad en los últimos Roscos, pues si un día era Vicky la que se llevaba la victoria, en el siguiente programa era Manu el que salía victorioso de El Rosco.

El madrileño se ha plantado en un Rosco a tres letras del bote y Vicky, con vía libre para avanzar hacia el premio final. Pero un desliz mandaba a la burgalesa a la Silla Azul.

Además, Vicky también ha protagonizado en los últimos días uno de esos Roscos que son para olvidar. Manu se plantaba con 19 aciertos y dos fallos, y todo quedaba en manos de Vicky. Pero la burgalesa ha encontrado su techo con las mismas cifras que su rival, así que ha intentado sumar aquel acierto que le diese la victoria. A pesar de los altibajos, Manu y Vicky han encontrado la paz en su último Rosco, evitando la Silla Azul en el próximo programa.

Un empate a tres letras del bote ha puesto, por ahora, un punto y aparte a este bucle de nerviosfallos mala suerte que ha acompañado a Manu Vicky.