15 de mayo de 2008
15.05.2008
40 Años
40 Años

Náufragos del diario Tino Pertierra David

15.05.2008 | 02:00
Náufragos del diario Tino Pertierra David

David: «Esta mañana abrí la carta que mi madre me dio el día de mi primera comunión con una única condición: que no la abriera hasta que la vida me hubiera enseñado las lecciones suficientes para poder entender que las razones del corazón siempre son más poderosas y sinceras que cualquier dictado del entendimiento. Y ese momento ha llegado. Ahora, sin la amenaza del desaliento pero con la certeza de que el sufrimiento es un espejo donde se refleja el laberinto del alma. Y en ese misterio de cristal se encuentra la salida si la buscamos sin descanso ni desesperación. Sí, esta mañana decidí que había llegado la hora de acceder a ese mensaje llegado del pasado y abrí la carta para encontrarme con la letra de mi madre. Una fecha: mayo de 2008. La letra temblaba, o quizás eran mis manos las que lo hacían. La tinta azul me hablaba de orgullo, de lo orgullosos que se sentían mis padres por mí. De cariño, de lo cariñoso que era con ellos, con mis abuelos y con mi hermano en todo momento, en cualquier circunstancia. De unión, de lo unidos que siempre estarían para protegernos. De ilusión, de lo ilusionados que estaban por la celebración de un día en el que iban a volcar todo lo que sentían con el único fin de hacerme feliz. Inmensamente feliz. Un día que se convirtiera en un recuerdo imborrable al que regresar siempre que la vida me pusiera en aprietos y tuviera la tentación de tirar la toalla. Cuando llegué al final, una lágrima hasta entonces controlada se desprendió con suavidad de mi barbilla y cayó sobre el papel, justo encima de la que años atrás había nublado las últimas palabras escritas por mi madre sin poder borrarlas: "siempre a tu lado"».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine