28 de noviembre de 2009
28.11.2009

Patricia Ortega, la primera española con dos estrellas de ocho puntas

La flamante teniente coronel fue también la pionera en el Ejército español en 1988

28.11.2009 | 01:00
Patricia Ortega, primera teniente coronel de las Fuerzas Armadas. / ricardo alberto pérez iruela

Madrid / Oviedo, J. C.


El ejército español tiene, desde ayer, una teniente coronel. La mujer con dos estrellas de ocho puntas en los hombros de su chaqueta es Patricia Ortega. También fue la primera mujer en incorporarse a las Fuerzas Armadas españolas. Ingeniera Agrónoma por la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) en 1987, ingresó en 1988 en la Academia General Militar de Zaragoza, donde obtuvo el empleo de alférez alumno.


Patricia Ortega García (Madrid, 1963) es madre de tres hijos y ha hecho su carrera y formado su familia cuando tampoco el Ejército conocía ni aplicaba el término «conciliación». Lejos de ello, en los 21 años que lleva en el Ejército se ha creado una reglamentación para la maternidad.


Ha recordado cómo eran los valores de entonces. En su primer destino, el jefe de acuartelamiento la evaluó así: «su profesionalidad ha hecho pasar desapercibida su condición de mujer». Era de lo mejor que se podía decir pero en aquel momento le molestó porque pensó: «¡Pero si yo no soy ni mujer ni hombre, soy un trabajador!», declaró a «Público».


Su formación militar siguió en la Escuela Politécnica Superior del Ejército de Tierra, donde alcanzó el empleo de capitán del Cuerpo de Ingenieros Politécnicos y el título de Ingeniero de Construcción en 1992. Actualmente, Ortega, que posee también un Master en Ecoauditorías y está cursando un Doctorado en Urbanismo y Cuarteles en la UPM, es responsable de uno de los equipos de ingeniería de la Dirección General de Infraestructura del Ministerio de Defensa.


La primera teniente coronel española considera que, si el feminismo se entiende como igualdad de oportunidades, el Ejército español es feminista. Considera que el sexo «es una condición, no un valor. Que un jefe sea hombre o mujer es irrelevante e intrascendente».


La incorporación de la mujer al ejército en España es tardía (aunque sólo siete años después del intento de golpe de Estado) respecto a las fuerzas armadas de otros países: Francia inició la admisión en la Segunda Guerra Mundial y Gran Bretaña tenía ya en 1941 reclutamiento femenino. Pero se ha recuperado el tiempo perdido.


Defensa recordó que 16.412 mujeres militares forman parte hoy de las FFAA, lo que supone el 12 por ciento del total de los efectivos. 10.222 pertenecen al Ejército de Tierra, 2.666 a la Armada, 2.891 al Ejército del Aire y 633 a los Cuerpos Comunes.


Ortega es la única teniente coronel pero entre las mujeres hay 181 comandantes o capitanes de corbeta, tres brigadas, 47 sargentos primeros, una cabo mayor y 854 cabos primero.


Ahora España es el segundo país con un porcentaje mayor de mujeres en las Fuerzas Armadas de su entorno, según el Ministerio, por detrás de Francia, con un 14 por ciento de mujeres, y por delante de Grecia (10%), Países Bajos y Reino Unido (9%), y Alemania y Bélgica (8%).


El modelo español de incorporación femenina a la carrera castrense se caracteriza porque «desde el principio la mujer se integró en los Cuerpos existentes, no se estableció una cuota máxima de mujeres en las Fuerzas Armadas, pueden acceder a todos los destinos y a todos los empleos militares de sus categorías, así como a todos los Cuerpos y Escalas».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook