25 de marzo de 2010
25.03.2010
La Nueva España

La estrella de la reforma

Marcellas Owens, el niño de 11 años que acompañó a Obama en la firma de la ley sanitaria, es hijo de una joven que murió de cáncer tras quedar en paro y sin seguro

25.03.2010 | 01:00

Washington, E. F. / Agencias

Cada acto tiene su estrella. Obviamente, el de la firma de la ley de reforma sanitaria, el pasado martes en la Casa Blanca, era el presidente Obama, el hombre que ha sido capaz de que el Congreso apruebe lo que ninguno de sus antecesores fue capaz de lograr. Sin embargo, en ese acto había otra persona que estaba destinada a atraer la atención de las cámaras para reforzar el impacto de un acto cuya rentabilidad política ha de ser estirada al máximo.

Se trata de un niño negro, rechoncho y con cara de inocente picardía, Marcellas Owens, de 11 años, natural de Seattle (Washington), la ciudad desde la que «Nirvana» revolucionó el panorama musical en los años noventa con el grunge.

Marcellas, que estaba presente en el estrado, en compañía de su abuela Gina, a título de representante de las decenas de millones de personas que se verán beneficiadas por la reforma, perdió a su madre, Tiffany, de 27 años, hace tres años, víctima de un cáncer. Tiffany se quedó sin trabajo y, en consecuencia, sin seguro, y no pudo tratarse la enfermedad degenerativa. Con la reforma de Obama eso no habría ocurrido.

El niño, paternalmente protegido por el vicepresidente Biden, estaba situado a escasos centímetros de Obama mientras éste firmaba, con 22 plumas estilográficas diferentes, las 22 páginas de la nueva ley. Con ojos abiertos como platos, Marcellas seguía atentamente cada firma y, poco después, resplandecía de satisfacción al oír decir al presidente sobre la nueva norma: «Estoy firmándola por Marcellas Owens, de 11 años, que también está aquí». La propia madre de Obama también murió de cáncer en mitad de una dura pelea con una aseguradora que, como a millones de enfermos, le negaba la asistencia pactada.

Marcellas fue descubierto en junio del año pasado por la senadora demócrata Patty Murray en un acto a favor de la reforma celebrado en Seattle. El niño explicó a la senadora que acudía con su abuela a actos por la reforma en memoria de su madre. «Quiero que se apruebe esta ley, porque mi madre lo quería y se implicaba en esta lucha», afirmó entonces. Apenas nueve meses después Marcellas ha visto la firma de la reforma en primerísima fila.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook