30 de julio de 2013
30.07.2013

El cachopo más grande de Asturias, de dos metros y medio, en Arlós

Más de doscientas personas disfrutaron de la carne rellena con jamón y queso

30.07.2013 | 00:00
El reparto del «cachopón», ayer por la tarde en Arlós

Objetivo: hacer el cachopo más grande Asturias. ¿Dónde? En el prao de la romería de Santiago. Más de veinte vecinos de la parroquia de Arlós (Llanera) participaron ayer en la elaboración de una receta gigante, a la que llevaban dando forma ya desde el domingo en los fogones del restaurante Peña Mea. «Lo fuimos haciendo por capas: una de carne, otra de queso, jamón, queso, carne y, finalmente, el rebozado». De esta forma, ayer al plato estrella sólo faltaba darle el toque final: freírlo en una enorme sartén durante unos cinco minutos. ¿El resultado? Un cachopo XXL de ternera cien por cien asturiano, hecho «como los de siempre», que ayer sirvió a más 200 personas para llenar el buche en el último día de fiesta.

Pero hacer un maxi cachopo no es algo frecuente. De hecho, ayer Arlós batió todos los récords y consiguió cocinar el mayor de Asturias con una medida de 2,50 metros de largo por 1,10 de ancho. No es de extrañar, entonces, que su preparación no fuese fácil.

Para empezar se necesitan colosales cantidades de ingredientes: 40 kilos de ternera, 10 de queso, 8 de jamón, más la harina, el huevo y el pan rallado para el rebozado. Así como soportes adecuados. «Tuvimos que crear, con unas parrillas de horno, una estructura de acero inoxidable para evitar que se tambalease», aseguró Luz González, una de las artífices de este plato. gigantesco.

A pesar de su tamaño, el enorme cachopo de Arlós no perdió ayer ni un ápice de sabor. «Les doy un diez. Está buenísimo y además tiene buena materia prima», destacó Goyo López, un apasionado a la cocina, que ayer disfrutó del menú de las fiestas, compuesto por una ración de cachopo, patatas, ensalada y botella de sidra, junto a sus amigos ovetenses. Más de lo mismo opinó, entre bocado y bocado, Pepe Getán: «Está riquísimo», al lado de sus amigas brasileñas, Licy Guimarais y Lita Januario, que probaron por primera vez en su vida este «manjar». Con todo, puede decirse que Arlós cumplió con éxito su reto, propuesto por el vecino Javier Molinos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook