12 de agosto de 2018
12.08.2018

Puerta para confirmar y puerta de despedida

Roca Rey se luce en el adiós de Padilla, sobrevalorado, con toros de Montalvo faltos de trapío

12.08.2018 | 02:03
Molinete de Morante de la Puebla.

Primera corrida de la feria de Begoña. Tarde soleada, y animación en los tendidos. Menos el 10 y el 12, se llenaron todos; la canícula no perdona y se dejó ver el cemento. Había ilusión y ésta quedó satisfecha. En los antecedentes, el puro de Belarmino Feito no tiraba. El andar de Andrés Roca Rey con el capote pegado a su cadera componía una figura de belleza plástica. Y los ramos de flores esperaban para ser arrojados a los toreros, si se daba la ocasión.

Los toros de Montalvo no gustaron, faltos de trapío y de presencia, pero dieron, en general, buen juego a los toreros, sobre todo el 2, el 3 y el 4; éste, el mejor de la tarde. Embestía con bravura, humillaba y repetía. Fueron muy homogéneos en romana, y cómodos de cuernos. El quinto y el sexto se dejaron torear. El primero, era un manso de solemnidad.

La figura ha sido sin ninguna duda Andrés Roca Rey. Padilla no está para estos trotes, hace bien en retirarse. Salió con la cabeza cubierta con un pañuelo y se lo arrancó el segundo toro, dando lugar a un susto. Es valiente, se entrega, pero ya se le pasó el tiempo. En su primero nada pudo hacer, lo mató de dos pinchazos y otros dos descabellos. Silencio. En su segundo vinieron los dioses a verle y se marchó con dos orejas; la segunda inmerecida, pero era su despedida. Aquí se planteó un agravio comparativo, ya que le había precedido Roca Rey, con una de esa faenas que hacen afición, y no admitía ninguna semejanza de arte, belleza y serenidad.

Morante de la Puebla se ha dejado unas patillas que parece un bandolero de la serranía de Huelva. En su primero el público mosqueado gritaba ¡Fuera, fuera, fuera!, pero el maestro dio dos derechazos que hizo enmudecer a la plaza. Toreó con maestría, logrando una meritoria faena, mató de una estocada que le valió una oreja. En su segundo, dejó traslucir que no se arredra ante el fracaso, tiene morro, todo le da igual. Después de cinco pinchazos y escuchar el tercer aviso, su toro, moribundo, fue devuelto al corral. Y ni frío ni calor.

El artista de la tarde fue Roca Rey, cuajó dos faenas de muchísimo mérito, con elegancia, valentía y serenidad, Sus estatuarios en el segundo arrancaron el entusiasmo del respetable. Es un maestro, pese a su juventud. Sabe lo que trae entre manos. A su primero le remató con una estocada fulminante. Dos orejas. Y al segundo, echándose encima del toro, al volapié, igual. Pero creo que el presidente se equivocó al no conceder la segunda oreja. ¿Porque sangraba el toro? Vaya por Dios, no era un bajonazo, la espada fue directa al corazón, y la arteria manda la sangre a los pulmones y estos lo expulsan.

En fin, se abrió la Puerta Grande, uno para despedirse y el otro para confirmarse.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Fiestas en Asturias

El calendario de las fiestas en Asturias

El calendario de las fiestas en Asturias

¡Este verano no te pierdas ninguna fiesta! Consulta nuestro calendario

 
Lo último Lo más leído