03 de agosto de 2019
03.08.2019

Los "millennials" desbordan el Sella

Jóvenes de fuera llegan al festival Riverland y se topan con el ambiente sellero en Arriondas: "¿En serio se lía aquí?"

03.08.2019 | 01:00

"¿Vosotras sabéis lo que es el Descenso del Sella?", pregunta Beli Díez a tres jóvenes que, pese a llevar la enseña del Principado al cuello, se miran extrañadas. La vecina de Arriondas se vuelve hacia sus acompañantes y, señalando al local repleto de chavales, reafirma lo que estaba diciendo a sus amigos: "¿Veis? No lo sabe ninguno". A la entrada del bar, un grupo de jóvenes venidos de Ourense cantan "A Rianxeira" y con el "ondiñas veñen, ondiñas veñen" una pareja de locales, vestidos del chaleco sellero, se une a los coros. Y es que en Arriondas, ayer, se hermanaban generaciones y "culturas", romeros y fans de "C. Tangana" o "Don Patricio". "Pero fans a muerte", remarcaba el salmantino Gonzalo Ibáñez, ante la atónita mirada del veterano sellero Ramón Hernández, que solo alcanzaba a decirse, en voz alta, que "cómo cambia el mundo".

Muchos de los más de 20.000 jóvenes venidos desde todos los lugares de España para asistir al festival de música Riverland, coincidente en fechas con las Piraguas y situado a la salida de Arriondas, se dejaron caer por las soleadas calles del pueblo para comer, beber y hacer acopio de provisiones para "sobrevivir al camping". Así, los chalecos y las monteras se fundían ayer en Arriondas con las camisetas de fútbol, los bikinis y riñoneras de los asistentes al festival, que estaban en clara mayoría en un pueblo engalanado con banderines y banderas. Algo que alguno, desde el desconocimiento de la fiesta local, pensaba que era por el festival. "Qué enrollada la gente de aquí que mira lo que monta para nosotros", contaba el parragués Juan Ramón García haberles oído decir a un grupo de jóvenes asistentes al festival.

Aunque los asturianos que asisten al Riverland, que no son pocos, sí saben lo que se van a encontrar en las calles de Arriondas a lo largo del día de hoy, y así se lo hacen saber a los de fuera. "No, no, flipas; no podéis dejar de beber, cuando cierre el 'festi' hay que venir aquí", insistía el gijonés Lucas Vega a un grupo de chicas venido de Málaga. Pero también algunos de los foráneos. El madrileño Daniel Arias, veraneante de Ribadesella, sidra en mano y pañuelo al cuello, también trataba de convencer a sus acompañantes: "Es que no sabéis lo que es esto, ya veréis".

Y estas eran conversaciones recurrentes a lo largo de las calles de Arriondas. Una pareja de vecinos, Sergio y Esther González, les arrancó el compromiso de "ir a la salida" a tres madrileñas que, pese a demostrar cierto interés por el Descenso, parecían bastante más interesadas en la vertiente festiva del día. "¿Pero de verdad que se lía?", preguntaba desconfiada Marina Albaladejo, algo que la pareja no tardó en confirmarle: "Hay fiesta durante todo el día". Frase que le sacó una sonrisa a la joven, que parecía encontrarle el gusto a eso de la sidra y las barras en la calle.

Una perspectiva totalmente válida y avalada por uno de los selleros más ilustres, el veterano Titu Manzano, que explicaba que "el espíritu sellero" aunque sea "disfrutar de lo deportivo" no se entiende "sin pasarlo bien en lo folclórico".

Algo que los asistentes, tanto al Riverland como a la fiesta sellera, sin duda llevaron a la práctica durante la tarde de ayer, compartiendo calles, plazas y bares, disfrutando de actuaciones como la de la Banda de Gaitas "Villa de Xixón" o de la Llume en Arriondas. Unos para quedarse y otros para ir hacia los conciertos de "Ayax y Prok" o "Sidecars".

De los últimos, muchos -o por lo menos más que antes- con el compromiso de continuar con la fiesta en las calles de Arriondas al cierre del recinto. Para disfrutar de los bocadillos de criollo, las sidras y del tenso éxtasis que se vive a las orillas del Sella durante la salida de los competidores, esos de los que antes, alguno, ni siquiera sabía que existían.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas