18 de agosto de 2019
18.08.2019

Un Descenso Folklórico de altura

Un castillo, la catedral de Notre Dame, un gran cuélebre y un yeti fueron algunas de las embarcaciones de la fiesta fluvial de Laviana, que reunió a 4.000 participantes

18.08.2019 | 01:36

Laviana vivió ayer un Descenso Folklórico del Nalón de altura. Un castillo, una catedral de Notre Dame, un zepelín, un gran cuélebre y hasta un yeti formaron parte de la extensa nómina de variopintas embarcaciones de la fiesta fluvial. La cita reunió a 40 carrozas y más de 4.000 participantes.

Con nervios e ilusión, las embarcaciones esperaban preparadas, ultimando los detalles, como cada año, a que el reloj marcara las 15:30 horas para poder iniciar el recorrido establecido. Tras el desfile por las calles de Pola de Laviana y los cánticos entonando el "Chalaneru", se adentrarían en el río a la altura de Puente D'Arcu hasta llegar a La Chalana.

Los primeros en poner sus carrozas en marcha fueron, como ya es tradicional, los más pequeños. La peña "El Sol" fue la primera, seguida de "Los Vela", ambas ambientadas en el mundo Disney, de Aladdin y Blancanieves, respectivamente. Siguiéndoles el paso, "L'Alcordanza" que, vestidos de pitufos y con seta y jardín a bordo incluidos, aprovecharon la celebración para inculcar a sus hijos la importancia del reciclaje. "Intentamos utilizar cosas reutilizables para concienciarnos con la causa y que nuestros hijos también lo hagan. Por eso la seta es una sombrilla, por ejemplo", comentaba Conchi, una de las capitanas de esta peña. El grupo nació con un grupo de amigas que, a medida que fueron creciendo y formando sus propias familias, decidieron crearla "para tener un motivo por el que reunirse todos los años" y que sus hijos "puedan seguir disfrutando juntos". Para ellos, "el verano empieza el día del Descenso" y "es una fiesta muy importante para el pueblo, así que hay que fomentar los soperinos para que el Descenso siga creciendo porque el futuro son ellos".

Tras los más pequeños, la charanga "Pa entamala" puso la música que indicaría el comienzo del recorrido de las embarcaciones mayores. Hubo desde películas como "Tadeo Jones" o "Cómo entrenar a tu dragón" a referencias a la mitología griega, romana y asturiana, con hórreos y cuélebres, todo a lo grande. También hubo un gran circo, de la peña "Barettini" que, durante la semana, repartieron carteles como si de un circo real se tratara. Nadie quiso perderse el día grande de Laviana, ni siquiera la Pantera Rosa, que llegaría con la peña "Los Guajes" para intentar apagar el fuego de una Notre Dame incendiada, que daba ese toque de actualidad al jolgorio, todo ello desde la embarcación "Pa apagar Notre Dame mejor sidra que champán".

Por supuesto que la sidra no faltó. Y es que a la "mejor fiesta de España 2018" no le faltó de nada en su 52 aniversario. Además de las carrozas inundadas de fiesta y alegría, bajando el río lentamente, debido a la escasez de agua en algunas zonas del Nalón, el público animaba y jaleaba desde las orillas del río a todos los participantes. Fue un día soleado en el que no necesitaron tirar del lema lavianés "si llueve, que llueva". Aplaudieron a cada embarcación que aparecía por el río Nalón desde sus posiciones y su particular fiesta en el "prau", asegurando que cada año "es más difícil elegir el ganador" de la emblemática fiesta fluvial.

La primera embarcación en "surcar" el río fue "Z.R.S por Egipto", de la Peña "Z.R.S", con un duro esfuerzo y entre aplausos de aquellos que lo miraban desde el puente. Muchos eran los valientes que se sumergían en el río para apoyar a sus compañeros e intentar que las embarcaciones llegaran lo mejor posible y así hacerse con el premio. Otros, sin embargo, esperaban en zonas más tranquilas para unirse al jolgorio o, directamente, lo hacían en la meta del recorrido: La Chalana.

Sin duda, en este Descenso destacó el tamaño y altura de la mayoría de las embarcaciones. Además de la llamativa Notre Dame y la mitología asturiana de la peña "LDP", fueron aclamadas muchas otras como, por ejemplo, "La guitarra", con la embarcación "¡¡Manda güevos!!"; la peña "Les Llanes", con "Esquimales por el Nalón porque Siberia no va a mejor"; o la peña "Villoria", con "Mario Bros: Villoria World".

La peña "Puente de Arco" celebró la fiesta con todos sus asistentes vestidos de piezas de lego y un gran muñeco escanciando sidra. De ahí proviene el nombre de su embarcación: "Lego-Puente escanciando con la xente". La tradición es lo principal de esta fiesta, en la que todos disfrutan de comida y bebida típica asturiana, entre otras cosas, aunque siempre hay hueco para innovar.

De las 40 carrozas que desfilaron, solo 26 se introdujeron en el río Nalón para optar a la ansiada "sopera". Otros, en cambio, vivieron la fiesta durante el desfile, con la intención de disfrutar con amigos y familiares, "que es lo importante".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook