01 de septiembre de 2019
01.09.2019

Lieres lanza el hueso más lejos

Las fiestas del Cristo del Agua estrenaron concurso de escupir olivas: "Es el primero de Asturias, un éxito"

01.09.2019 | 00:18

Algunos cogen un poco de carrerilla, mientras otros prefieren tirar de golpe de cuello, y luego están los que optan por jugar con la técnica de labios. Parece muy profesional, pero fue un hallazgo casual, un sábado por la tarde de agosto, el de ayer en el valle de Lieres (Siero). Los doce participantes del concurso de lanzar huesos de aceituna de las fiestas del Cristo del Agua eran vírgenes en la materia y tuvieron que "improvisar, adaptarse, vencer", que decía Clint Eastwood en el Sargento de Hierro. Finalmente, la última parte solo la pudo cumplir Alberto Jordán, un minero jubilado de la Solvay, orgulloso de mandar el hueso a diez metros y medio de distancia. "Es el primero que se hace en Asturias", comentaba la presidenta de festejos, Loli Cueto, a lo que los que rodeaban al flamante vencedor añadían: "Entonces es el campeón de Asturias".

Todo fue culpa del actor clown Fernando Díaz, promotor del concurso, muy habitual en el sur, de donde procede su familia. De hecho, estas competiciones son el "hueso (pan) de cada día" en Murcia, donde algunos ilustres de la política nacional, como el dirigente del PP Teodoro García Egea o Paloma Gázquez (diputada nacional asturiana del PP) consiguieron salir campeones.

El ganador de esta ocasión, más que político, como buen minero, es dinamitero. Y rompió de manera explosiva todas las marcas, en una competición muy reñida marcada por la adaptación a un medio nuevo. La primera duda que surgía es si los huesos ya venían pelados o había que comer las olivas. Pregunta que obtuvo respuesta sin necesidad de palabras, al ver a Cueto cargada con los botes de las aceitunas aún por comer.

Aunque no a todos les convenía esta circunstancia de juego. "No puedo entrenar mucho, porque las aceitunas me caen un poco fuertes. Tengo que ajustarme mucho", comentaba el a la postre finalista Pablo Cárcaba, un ingeniero informático de 47 años que reside en Lieres. El, literalmente, "pasaba por allí", cuando la presión social "por completar el cupo de participantes le atrajo".

La primera ronda eliminó a siete de los concursantes, que aun así consiguieron sobreponerse a las dificultades para hacer lanzamientos decentes, de más de cinco metros.

Al final, quedaron Jordán y Carcaba. La tensión podía cortarse con un cuchillo, pero a los niños presentes no les importaba y optaban por tirarse agua por encima unos a otros. Jordán ganó con margen, alzó los brazos y le dieron la copa. Dice que "nunca fue bueno escupiendo", pero ahora, ya suena para formar un trío de ases con Egea y Gázquez, como campeón de Asturias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído