19 de julio de 2020
19.07.2020
La Nueva España

El Evaristo Valle reabre las visitas a su jardín "privilegiado"

"Es un gran centro cultural que debería tener más apoyo", afirman los usuarios de las primeras rutas guiadas

19.07.2020 | 01:21
El grupo de asistentes, comenzando la visita.

El último mes de julio está siendo un período de reencuentro con la cultura y los museos y teatros en los que esta se alberga en Gijón. A pesar de que el Museo Evaristo Valle haya retomado su actividad el ya 1 de julio, ayer organizó su primera visita guiada por los amplios jardines en los que se asientan los dos edificios del museo.

Un pequeño grupo de diez afortunados -se organizan grupos pequeños por seguridad frente al covid- encabezaron la primera sesión de estas visitas, disponibles también la mañana del domingo 26, a las 12.30 horas; y sábados 8 y 22 de agosto a las 18.30 horas. Al paseo por el jardín y pese a ser un reducido grupo, acudieron visitantes muy diversos; desde asiduos al museo que afirman haber echado de menos los conciertos de verano -tendrán que esperar hasta el 25 de julio- hasta una joven de procedencia taiwanesa que observaba encantada los distintos tipos de bonsáis.

La voluptuosa escultura de Carmen Castillo, en el centro del espacio, sirvió como punto de partida del recorrido y como reto para los asistentes: averiguar qué forma imita la estatua.

A partir de este primer sondeo, Javier Mola, coordinador educativo y responsable del trayecto, seguiría introduciendo al grupo por entre las 120 especies vegetales del jardín. Raquel García, visitante, se definía como "una amante de la Naturaleza y la vegetación", motivo que la llevó a querer saber más sobre el jardín del museo, a pesar de "haber paseado por allí otras veces sin participar en visitas".

Aparte de hayas, abedules, cipreses o bambúes, Raquel García y su familia también indagaron más sobre las esculturas y la vida de sus creadores, a los que no conocían. En su mayoría, se trata de artistas asturianos, como Rubio Camín o Javier del Río.

La aficionada al museo, además, quiso romper una lanza a favor de la institución: "El Evaristo Valle es un gran centro cultural y un sitio privilegiado, que debería tener más apoyo y reconocimiento por parte de los gijoneses. Debería cuidarse más".

Desde el museo explican que los visitantes "están respondiendo bastante bien" "Pensamos que tendrían más miedo, pero estamos al nivel de visitas de otros veranos", reconoció Mola. El aforo permitido desde su reapertura alcanza las 15 personas en el interior y 10 en el exterior, y estas deberán seguir el nuevo recorrido creado para evitar aglomeraciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído