02 de agosto de 2020
02.08.2020
La Nueva España

Saltos sin edad

La Mofosa albergó el Concurso Hípico de Luanco más extraño, con una reestructuración de horarios por la previsión meteorológica y protagonismo de jinetes jóvenes

02.08.2020 | 00:46
Una de las participantes en la prueba joven.

La amenaza de lluvias obligó al Concurso Hípico de Luanco a realizar una nueva planificación de los horarios durante su último fin de semana. Ante la previsión de lluvias, lo que provocaría un suelo resbaladizo con el riesgo de caída para los caballos y jinetes, la Sociedad Ecuestre de Luanco optó por adelantar las pruebas para evitar las condiciones desfavorables. La organización dio a conocer un comunicado en sus redes sociales anunciando la modificación de las pruebas de la jornada.

Durante el segundo fin de semana del concurso, del 1 al 2 de agosto, se iban a disputar las competiciones de CSN2 Y CNS CJ. Comenzaron las pruebas con antelación sobre lo previsto, ya el pasado viernes, mientras que ofrecían a los competidores afectados el reembolso de la inscripción, aunque apenas han sufrido bajas, explicaron desde la organización. Si el tiempo lo permitía, iban a terminar el resto de pruebas el sábado, y eso sí se logró.

En un año en que las actividades están siendo canceladas, el Hípico de Luanco es una excepción como explica Santiago Nuñez, presidente de la Sociedad Ecuestre de Luanco, participan caballos jóvenes, que ya han estado tiempo parados por el confinamiento y sin eventos como este se quedarían sin competir, frenando su evolución. La suya es es una fecha señalada en el calendario ecuestre nacional."Los entrenamientos hubiesen empezado en abril, pero hemos estado parados y el Hípico de Luanco es una forma de dar salida a la producción asturiana ecuestre", remarcó Nuñez.

Además, el fin de semana pasado fue el concurso profesional, este le tocaba a los jóvenes, y es una de las pocas fechas en las que podían competir, por el calendario respecto a otros campeonatos.

En la Gran Prueba, la última del concurso y con la altura máxima de 1,35 metros, participaron 21 jinetes de Asturias, la Comunidad de Madrid, Castilla y León, Comunidad Valenciana y Castilla la Mancha. El gozoniego Guillermo González Alonso fue el vencedor de la prueba con "Donatella de Landel". La de ayer fue una jornada con protagonismo de jinetes más jóvenes.

Y como en otros eventos, las medidas de seguridad estuvieron presentes todo el concurso. Antes de que la norma obligase a los comercios a llevar un registro de clientes, la Sociedad Ecuestre de Luanco lo hacía voluntariamente, tanto con los competidores como con los acompañantes o espectadores. Además de las labores de desinfección, se cumplió con la separación interpersonal entre el público y jinetes, en el momento de la inscripción y durante la entrega de la pulsera identificativa las personas que acudían al recinto y tenían que rellenar un formulario, además de someterse a una prueba de temperatura corporal, para garantizar la seguridad del concurso y la comarca. El lunes la Consejería de Sanidad les felicitó por lo bien que se había desarrollado el primer fin de semana de concurso y los animó a no bajar la guardia durante el resto de la competición.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook