DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una prueba grabada en el corazón

Expalistas asturianos reflexionan en un encuentro en Avilés sobre la evolución de la disciplina en la que se formaron: "Ahora es todo más individualizado"

Por la izquierda, Benjamín Vilaboa, Armando Fernández, Bernardo Maribona, Pepe Truyés, Eloy Calzón.

Por la izquierda, Benjamín Vilaboa, Armando Fernández, Bernardo Maribona, Pepe Truyés, Eloy Calzón. N.O.

"Aunque esta edición no se celebre, en el corazón de todos habrá Descenso del Sella como todos los años", reconoce con sensación agridulce Armando Fernández, de 79 años, integrante del grupo de piragüistas que se reúnen cada mañana en la plaza de Abastos de Avilés para recordar viejos tiempos. A pesar de las bajas de alguna leyenda del deporte local en la reunión matutina, la banda la forman Bernardo Maribona, 81 años; Armando Fernández, 79; Benjamín Vilaboa, 73; Eloy Calzón, 69; y Pepe Truyés, 60. Rememoran su grandes hazañas, y no tan grandes, pero siempre con la mentalidad de pasar un buen rato y disfrutar de sus vivencias. "El día 8 (por hoy) nos juntaremos para acordarnos de viejos Descensos del Sella y ver alguno de otros años", asegura el grupo.

"Es una pena que este año no se celebre. Nos quedamos un poco cojos", lamentan. "Aun así es lo mejor que pude ser, porque el Sella, además de ser una competición es una gran fiesta, y sería mucho riesgo para todos", apunta Bernardo Maribona. "Cualquier piragüista de Europa lo conoce. Es el alma máter del piragüismo asturiano", comentan al unísono.

Otro de los temas a tratar en la conversación, entre cafés y fotos en blanco y negro, son las nuevas generaciones del piragüismo. "Ahora es todo mucho más profesional que en nuestra época", señala Benjamín Vilaboa, subcampeón de España de descenso en el Sella en la modalidad de K-2 juvenil. "No se puede comparar porque antes no había la cantidad de medios que hay ahora. El deporte ha evolucionado mucho", asegura Vilaboa. "Cuando fuimos teniéndolos a nuestra disposición fue cuando salieron a flote los que eran buenos de verdad", añade Armando Fernández, piragüista desde los 19 hasta los 21 años. "Ahora es un deporte más individualizado que antaño. Cualquiera que tenga medios y recursos puede competir por su cuenta", señala el grupo.

Ahora bien, aunque no haya Descenso del Sella en este 2020, los recuerdos de los expalistas avilesinos no quedarán en el olvido y los veteranos piragüistas tienen muy grabada esta idea en sus mentes. Hoy sacarán a flote sus mejores anécdotas para la ocasión. Pondrán de manifiesto sus mejores vivencias y aventuras de un Descenso que pudo ser, y no será.

Compartir el artículo

stats