Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Seis concejos y sus recovecos envidiables

Vecinos de Avilés, Castrillón, Corvera, Gozón, Illas y Soto del Barco escojen sus lugares favoritos de la comarca de Avilés

La guisandera Ramona Menéndez, en el entorno de la capilla de Nuestra Señora de las Nieves.

La guisandera Ramona Menéndez, en el entorno de la capilla de Nuestra Señora de las Nieves. M. V.

Alberto Tirador

Ruta de los Molinos (Illas)

El alcalde de Illas, Alberto Tirador, y su amigo, el pintor Fernando Fueyo, recomiendan un tramo de la ruta de los Molinos, el paseo que les hace "retornar a la niñez y a esa primera juventud". Tirador recuerda "cuando íbamos de chavales a bañarnos al río que nosotros llamábamos el Velasco". Cuenta que en aquellos veranos juveniles construían "una presa que mejorábamos año tras año como si fuéramos castores". "Era un lugar de disfrute. Íbamos a darnos chapuzones, a disfrutar. El molinero del final de la ruta nos decía que en el río había tesoros y no parábamos de buscarlos. Recomiendo la ruta a todo el que no la conozca. Es muy bonita", aconseja el regidor del concejo verde de la comarca avilesina.

Juan josé jambrina

La Peñona (Castrillón)

Para el responsable de Psiquiatría del área sanitaria avilesina, Juan José Jambrina, "La Peñona tiene un encanto especial". "Es un paraje privilegiado del que puedo disfrutar al lado de mi casa. Cuando tenemos visitas de fuera de Asturias los llevamos allí para que se hagan una idea de lo bonito que es esto", explica el psiquiatra. Destaca Jambrina de su rincón su "morfología especialmente difícil de encontrar, cerca del mar, accesible para pasear y enriquecido por el museo de las anclas Philippe Cousteau". "Es una cosa alucinante", remata Jambrina.

Bras Rodrigo

La Foz del Pielgu (Corvera)

"La gente piensa que Corvera es un concejo industrial. Entonces los llevas a un sitio como este y no se lo creen", explica Bras Rodrigo, director de la banda de gaitas de Corvera. La Foz del Pielgu es uno de los lugares que le sirven de inspiración para componer muchas de sus canciones y se congratula de que su rincón siga alejado de las masificaciones. "Ahora es un sitio donde van los guajes a bañarse, pero afortunadamente no es muy conocido. Cuando vienen visitas de fuera los llevo ahí y con la imagen que traen de Corvera no se pueden creer dónde están realmente", apunta el músico.

Fernando González

Playa de la Llama (Soto del Barco)

"La playa de la Llama me trae muchos recuerdos de la infancia, de cuando venía con mi padre a recoger el carbón que bajaba del río", rememora el periodista Fernando González. "Es un sitio bastante desconocido para los que no son de La Arena. Aun así, el lugar comenzó a masificarse desde hace ocho años en adelante. Es como la playa privada del pueblo. Por eso no la recomiendo", bromea. Uno de los reclamos del periodista pasa por "darle a la playa el valor que se merece y recuperar el entorno por su increíble potencial turístico".

Ramona Menéndez

Manzaneda (Gozón)

"La capilla de Nuestra Señora de las Nieves es la zona más alta de Manzaneda. Se pueden ver todos los pueblos colindantes. Una de las peculiaridades de este lugar es que de noche la capilla tiene una luz que se puede ver desde todos los pueblos", argumenta Ramona Menéndez, guisandera en Casa Belarmino. Ese campo con vistas, con su coqueta capilla, se ha quedado este verano sin fiesta. La elección de Menéndez también tiene su lado simbólico. "Representa una costumbre anual que este año no se pudo celebrar", añade la guisandera.

Alba García

Ermita de La Luz (Avilés)

Si hay un mirador que se precie en Avilés, es el de la ermita de La Luz. Para la atleta y entrenadora Alba García no hay mejor panorámica de la ciudad que la que ofrece la capilla en la que se celebra el rito del beso. "Tiene una de las mejores vistas de Avilés. Lo recomiendo como mirador al cien por cien. Es un lugar muy tranquilo y tiene una vistas envidiables. Me trae recuerdos porque es un lugar muy popular para ver los fuegos artificiales de las fiestas de San Agustín. Se ve perfectamente el Centro Niemeyer y la iglesia de Sabugo", explica la deportista. La ermita también le toca el corazón. Su grupo de "running" femenino "Yes we run" acostumbraba a subir hasta lo alto de La_Luz hasta que el coronavirus dio un vuelco a las rutinas.

Compartir el artículo

stats