Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pasaporte al Paleolítico

Cinco regiones del suroeste europeo, incluida Asturias, emiten un billete común para visitar y conocer las cuevas declaradas Patrimonio de la Humanidad

Cueva de La Peña, en Candamo. | Miki López

Cueva de La Peña, en Candamo. | Miki López

Búfalos, mamuts, caballos y rituales son algunas de las pinturas rupestres que se pueden contemplar sobre las paredes de las cuevas más importantes del norte de la península. Asturias es uno de los lugares privilegiados que alberga gran parte de esta herencia milenaria que forma parte del Patrimonio Mundial de la Unesco, como bien refleja la colección publicada por LA NUEVA ESPAÑA “El legado del arte rupestre asturiano”. Pero, turísticamente, el arte rupestre no tiene el mismo “tirón” que otras propuestas culturales. O al menos, podría tener más.

Quizá por eso, Asturias, junto con las comunidades vecinas de Cantabria y Castilla y León, así como el Consejo Departamental de La Dordogne (Francia) y la Fundación Côa Parque de Portugal, todas con singular y destacado patrimonio rupestre, han desarrollado una propuesta para incitar al conocimiento de estos tesoros. Un “Pasaporte rupestre” que conllevará ofertas, servicios y premios con el fin de estimular la formación de adultos y niños.

En total, el pasaporte se podrá “enseñar” en un total de 32 destinos visitables, conformados tanto por yacimientos rupestres (o réplicas), como museos y centros de interpretación, en los que los viajeros podrán adquirir el sello de formas, colores y diseños diferentes, identificativos de cada uno de ellos. En el caso de Asturias, esos destinos los configuran la Cueva de El Pindal, la Cueva de La Loja, la Cueva del Buxu, el Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo, la Cueva de Tito Bustillo, el Centro de Interpretación de La Covaciella, el Centro de Interpretación y Cueva de La Peña de Candamo y el Parque de la Prehistoria de Teverga.

Los 32 destinos



Asturias

  •  Cueva de El Pindal.
  • Cueva de La Loja.
  • Cueva del Buxu.
  • Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo.
  • Cueva de Tito Bustillo.
  • Centro de Interpretación de La Covaciella.
  • Centro de Interpretación y Cueva de La Peña de Candamo.
  • Parque de la Prehistoria de Teverga.

 

Cantabria

  • Cueva de Covalanas.
  • Cueva de Cullalvera.
  • Cueva de Sopeña – Salitre II.
  • Museo de Altamira.
  • Cueva de El Castillo.
  • Cueva de Las Monedas.
  • Cueva de El Pendo.
  • Cueva de Hornos de la Peña.
  • Cueva de Chufín.
  • Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC).

 

Castilla y León

  •  Zona Arqueológica de Siega Verde.
  • Yacimiento de Arte Rupestre de Domingo García.
  • Plaqueta de Villalba – Museo Numantino de Soria.
  • Plaquetas de La Peña de Estebanvela – Museo de Segovia.

 

Dordogne, Francia

  • Centre International de l’Art Pariétal Lascaux.
  • Le Parc du Thot.
  • Pôle d’Interprétation de la Préhistoire.
  • Musée d’Art et d’Archéologie du Périgord.
  • Grotte de Rouffignac.
  • Abri de Laugerie Basse.

  

Vale do Côa, Portugal

  • Parque Arqueológico del Valle del Côa: Museu do Côa.
  • Parque Arqueológico del Valle del Côa: Penascosa.
  • Parque Arqueológico Del Valle del Côa: Ribeira de Piscos.
  • Parque Arqueológico del Vale del Côa: Canada do Inferno.


Cualquier iniciativa para fomentar el conocimiento del arte rupestre es bienvenida en Tito Bustillo. Por mucho que sus visitas de verano ya estén completas, el potencial de la cueva de Ribadesella es incuestionable. Y lo sabe bien su guía, Santiago Calleja. “La mayoría de turistas que se acercan a visitar estas cuevas suelen ser nacionales y tan solo un porcentaje muy pequeño ha visitado otras cuevas rupestres antes”, señala este experto.

Un pasaporte entre cuevas podría ser un buen aliciente. La iniciativa está concebida de tal forma que la acumulación de sellos permite obtener descuentos, así como acceder a promociones en establecimientos colaboradores y recibir regalos. El pasaporte, del que se han impreso 10.000 unidades en papel –también hay en formato digital–, está editado en inglés, francés, español y portugués, y se puede adquirir en las taquillas y puntos de información de los centros que están adscritos.

Lo que no impide este pasaporte es evitar la alta demanda de entradas que presentan algunos de los destinos en las temporadas altas. Para acceder a la mayoría de estas cuevas o espacios al aire libre es necesaria una reserva previa, debido al interés que despiertan y a las restricciones derivadas de la pandemia. En el caso de Asturias, algunas cuevas, como la de El Pindal, ya tienen el mes de julio completo. Otras, como la de Tito Bustillo tienen lleno todo el verano. El hecho de tener que reservar con mucha antelación parece que encasilla demasiado los planes de vacaciones, pero es la única manera de conseguir hacerse un hueco entre todos aquellos que esperan con ansia visitar estas obras de arte rupestre, según informa la Oficina de Turismo de Ribadesella.

Las cuevas de El Pindal, El Buxu, Tito Bustillo y Candamo están abiertas al público, así como el centro de interpretación de La Peña de Candamo y el centro de Arte Rupestre Tito Bustillo. La cueva de La Loja permanecerá cerrada esta temporada, debido a la crisis sanitaria, y la de Covaciella no puede visitarse por motivos de conservación de las pinturas, aunque sí podrá accederse a su centro de interpretación. De cualquier modo, el Parque de la Prehistoria de Teverga tiene en exposición réplicas de todas.

Compartir el artículo

stats