Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ración de energía de Rodrigo Cuevas en Navia

El artista asturiano afrontó encantado y con mucho ímpetu su participación en la primera edición de “Navia Suena”: “Pa mí esto ye como una clase de spinning”

Ambiente, ayer, en el festival.

Ambiente, ayer, en el festival.

“Navia Suena”, el festival más reciente del occidente astur, contó ayer con la magia y la originalidad sobre el escenario del artista Rodrigo Cuevas, al que se recibió con todas las entradas prácticamente vendidas. Los naviegos estaban deseando escuchar a Rodrigo Cuevas, un trasgresor y agitador cultural, y el interfecto correspondía sintiéndose muy afortunado de actuar en la primera edición del “Navia Suena”. “Presta que cuenten contigo pa estas cosas”. “Navia se merece un festival así. La cultura no solo tiene que estar en las grandes ciudades o en el centro, la cultura puede estar en cualquier lugar” revindicó Rodrigo Cuevas, conocido precisamente por su afán de saltar límites y corsés, en términos culturales o de costumbres.

Rodrigo Cuevas. | Ricardo Solís

Su compromiso pasa por derrochar la misma entrega sea para un público de teatro que para los festivaleros de Navia, y así lo tenía planeado: ofrecer hora y media de concierto que afrontaba con energía. “Yo es que pásomelo muy bien, gasto to la energía, que tengo mucha. Pa mí esto ye como una clase de spinnning; no hay nada malo en los conciertos”, bromeó.

Cuevas cuenta que justo antes de un concierto disfruta con su banda del momento que pasan estando todos juntos, concentrados, y cumpliendo con un ritual: “yo y la banda tomamos un chupito de orujo de hierbas”, lo justo para entonar garganta y alma.

Cuevas esperaba de Navia lo que casi siempre tiene: un público muy receptivo. “Tengo un gran público”, sostiene del artista, que lleva los espectáculos por los derroteros que más le interesan porque, dice, no suelen pedirle canciones específicas. O no solían, porque en los últimos conciertos “me piden mucho ‘Rambalín’”, y él encantado porque “préstame mucho tocarla”, afirma. Sobre su puesta en escena asegura que sus grandes maquillajes se los debe siempre a una maquilladora, pero no en todos los conciertos tiene disponibilidad, así que si se tercia él mismo se apaña, aunque sea con cosas más sencillas. Como dice él, “yo me maquillo así, mas beauty”.

Rodrigo Cuevas está, como todos los artistas, disfrutando de los reencuentros con el público tras la pandemia, un período que le sirvió “para concentrarme, estar en mi casa, con les burres y el huertu. Pese a la situación vivida, fue un momento muy guapo”, relata. También aprovechó, cómo no, para escuchar la música que más le inspira, como Mercedes Peón o Lila Downs. Pero sobre todo escucha grabaciones de paisanos de campo. Dice que si el tuviese que ir a un concierto del “Navia Suena” escogería oir a Kiko Veneno. “Tengo mucha curiosidad por ver lo nuevo que ha hecho”.

Rodrigo Cuevas compartió escenario con Nacho Álvarez. Hoy toca “Petit Pop”, a las 12.00; “Staytons” a las 22.00, y bajará el telón “Taburete” (23.00 horas).

Compartir el artículo

stats