La feria de artesanía ArteGijón 2021 comenzó ayer en los Jardines del Náutico de Gijón con la esperanza de que el emplazamiento elegido para su desarrollo sea un factor atractivo para la gente. “Es único y muy céntrico, creo que tendremos mucha afluencia de público”, afirmó Aline Desir, una de las organizadoras del certamen, que se extenderá hasta el 22 de agosto y en el que habrá dos turnos, ya que el día 10 algunos artesanos abandonarán sus puestos para que lleguen otros.

Desir, que regenta un puesto de joyería en vidrio, reivindica no obstante que la feria retorne a su lugar habitual, la plaza del Seis de Agosto. “Esperamos regresar y que el Ayuntamiento colabore”, aseveró.

Manuel Benítez, que ofrece en su espacio objetos de música, lámparas, imanes o cuadernos, también alabó la ubicación de la feria: “El sitio está muy bien salvo si hay inclemencias del tiempo”, comentó. Belén Castro es de Zamora y participa en ArteGijón por primera vez. “Vendo productos ecológicos de cosmética, jabones, champús...”, sostuvo.

Durante la feria se celebrarán talleres demostrativos y participativos. Uno de ellos lo impartirá Esteban Montedónico, que hará un taller de cincelado sobre cuero y deseó que la gente “asista y disfrute”. “El tiempo es el que es y nosotros tenemos que hacer lo que tenemos que hacer”, dijo sobre la posible influencia de las condiciones climatológicas en la afluencia de público.

Rosario Carrasco fue una de las primeras visitantes que se paseó por los puestos de ArteGijón 2021. Natural de Córdoba, está de vacaciones en Oviedo y decidió acercarse a Gijón. Carrasco opinó sobre el éxito que puede tener la feria. “En Andalucía siempre hay puestos en las playas y al final siempre acabas yendo y te compras algo”, vaticinó una de las primeras afortunadas en adquirir algo de una feria que continuará junto al mar, en horario de mañana y tarde, hasta finales de agosto.