Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De guapo subido

Llanes: la pionera del turismo astur no pierde lozanía

Paisaje, patrimonio y gastronomía, ganchos de Llanes para los visitantes: “Somos gente amable, por eso repiten”

21

Laura Mamblana y Javier Lozano, con sus hijos Jared y Keyra, en “Los Cubos de Llanes”. Sara Arias

Llueva o haga sol, en Llanes el turismo no para. Y el mal tiempo de ayer, con intermitencias de sol, lo demuestra con cientos de turistas de chubasquero y paraguas paseando por los rincones de la que fuera pola medieval, descubriendo el patrimonio que sale al paso en las calles y plazas del puerto pesquero, que aún mantiene la actividad. Una villa que es epicentro del turismo estival en Asturias y que cuenta con el segundo mayor número de plazas hoteleras de Asturias, solo por detrás de Gijón. “Somos gente abierta, dialogante y amable, por eso los turistas repiten y, al final, vienen durante años y años y ya son como de aquí, como de casa”. Lo dice José Alberto Santiago Álvarez “Canene”, uno de los hosteleros históricos de la localidad, que ha conseguido el décimo primer puesto en la encuesta de LA NUEVA ESPAÑA realizada entre cien asturianos para elegir los veinte pueblos más guapos de Asturias, recogidos semana a semana en la serie de reportajes “De guapo subido” de este suplemento.

La basílica de Santa María, que forma parte del conjunto medieval de Llanes.

La basílica de Santa María, que forma parte del conjunto medieval de Llanes.

El turismo cogió brío en el país en la década de los sesenta del pasado siglo, ganó velocidad con el Mundial de 1982 y diez años más tarde con las Olimpiadas de Barcelona. “Empezó a sonar España y empezaron a venir los turistas, y en los noventa ya fue cuando nos pusimos a tope en Llanes”, recuerda “Canene”. Un sector que es motor de desarrollo socioeconómico en el municipio y que quiere seguir creciendo. “El problema es cómo”, advierte. La respuesta la da otro hostelero, Guillermo Sordo: “Centrándonos más en los meses fuera del verano”.

Al turismo de montaña por la imponente sierra del Cuera rodeando Llanes y a las playas de El Sablón, Toró y Puertu Chicu en la misma villa, se le suma la parte más cultural que ofrece Llanes, con un conjunto medieval en el casco antiguo que sorprende. Y una parada obligatoria es la Basílica de Santa María, de estilo románico-gótico. “Es como un museo con un retablo plateresco de más de 500 años”, detalla Lisardo Rumayor, también hostelero de la localidad.

Daniela Corral y Martín y Gonzalo Rodríguez en la playa de El Sablón.

Daniela Corral y Martín y Gonzalo Rodríguez en la playa de El Sablón.

Además, los restos de la antigua muralla medieval y el torreón confieren una imagen bucólica de las calles del centro de Llanes. “Los edificios son muy bonitos, es de lo que más me gusta y llevo años viniendo”, destaca el turista Javier Lozano. La muestra arquitectónica de Llanes continúa con las casonas de indianos, los decorados y detallistas inmuebles de los emigrantes que hicieron fortuna en América. “La Concepción”, “Mijares” o “Los Junco” son ejemplos de este estilo, junto con el Palacio de Los Leones, con una escultura de Dalí en su interior, o “Partaríu”, donde se rodó la película “El Orfanato”.

Los turistas llenan las calles de Llanes y y también acuden en masa a contemplar “Los Cubos de la Memoria” de Agustín Ibarrola, uno de los rincones más coloridos y llamativos que ofrece el pueblo desde 1995. Y no solo el centro aglutina espacios en los que disfrutar. También las inmediaciones de Llanes tienen mucho que mostrar, como el Paseo de San Pedro, desde la playa de El Sablón a la Atalaya, con el “banco más bonito del mundo” asomado al mar Cantábrico. Un punto muy concurrido con colas para selfies y fotografías. “Impresionante”, dice la turista Vanesa Martínez.

Laura Liñares lava una cazuela después de hervir el bonito para hacer conservas y disfrutar del pescado en casa todo el año.

Laura Liñares lava una cazuela después de hervir el bonito para hacer conservas y disfrutar del pescado en casa todo el año.

Y este año no hay fiestas de San Roque, de La Guía ni de la Magdalena, que sulen ser también un atractivo importante para los turistas, que disfrutan observando los trajes tradicionales asturianos, singulares en esta zona por sus dengues decorados o por la forma de colocar el pañuelo. Una suerte de patrimonio que lleva a miles de personas cada año a Llanes. Al que se suma una excelente gastronomía “y el paisanaje, que hace mucho”, defiende Sordo.

Son los mimbres con los que Llanes se ha erigido en uno de los destinos preferentes en la región, con tanto tirón que “ahora lo que hay mucho son segundas residencias”, dice “Canene”.

Y los turistas se van encantados de Llanes, uno de los pueblos de Asturias “con el guapo subido” en el que la naturaleza, la cultura y la gastronomía se unen para dar lo mejor al visitante. Por eso, da igual que llueva, truene o haga un día de calor intenso, en Llanes siempre hay motivos para disfrutar.

El hostelero José Alberto Santiago Álvarez, “Canene”, y Julián García, vecino de Llanes

El hostelero José Alberto Santiago Álvarez, “Canene”, y Julián García, vecino de Llanes

Desde Oviedo hay que tomar la autopista A-66 por el Bulevar de San Julián de Los Prados para coger la A-64 en dirección Pola de Siero. A la altura de Villaviciosa es necesario incorporarse a la Autopista del Cantábrico en dirección Santander. La salida de Llanes sigue por la AS-379 hasta el centro.

El conjunto medieval de Llanes ofrece un recorrido por las calles y plazas más antiguas con los palacios de Posada de Herrera, Duque de Estrada y del Cercáu; la basílica de Santa María; la muralla y torreón medieval y la playa de El Sablón.

Claudia y Andrea Bustillo, con una casa tradicional enclavada en la muralla medieval al fondo.

Lo más destacado por los visitantes que disfrutan de Llanes es la belleza de su paisaje natural, con bonitas y accesibles playas y la sierra del Cuera; también, el patrimonio cultural y la gastronomía. “Pero lo mejor es la vida que hay, el ambiente”, asegura el turista Javier García.

El entorno rural, a mayores

Sin duda, si algo destacan los naturales de Llanes es el potencial de los pueblos del concejo como tirón del turismo rural. Y, también, los autocaravanistas que cada año son más.

Los datos

Superficie: 1 km2

Habitantes (2020): 13.473


Cómo llegar

Desde Oviedo hay que tomar la autopista A-66 por el Bulevar de San Julián de Los Prados para coger la A-64 en dirección Pola de Siero. A la altura de Villaviciosa es necesario incorporarse a la Autopista del Cantábrico en dirección Santander. La salida de Llanes sigue por la AS-379 hasta el centro. 

No perderse

El conjunto medieval de Llanes ofrece un recorrido por las calles y plazas más antiguas con los palacios de Posada de Herrera, Duque de Estrada y del Cercáu; la basílica de Santa María; la muralla y torreón medieval y la playa de El Sablón. 

Qué dicen

Lo más destacado por los visitantes que disfrutan de Llanes es la belleza de su paisaje natural, con bonitas y accesibles playas y la sierra del Cuera; también, el patrimonio cultural y la gastronomía. “Pero lo mejor es la vida que hay, el ambiente”, asegura el turista Javier García. 

Compartir el artículo

stats