Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un Folclórico “made in Spain”

Éxito de público en el festival avilesino, sin representación internacional en su 40.º aniversario por la pandemia

15

Un Folclórico "made in Spain" Mara Villamuza

Los trajes tradicionales de los grupos del Festival Folclórico Internacional de Avilés llenaron ayer de color el auditorio del Centro Niemeyer. La de ayer fue una exhibición “made in Spain”, ya que los participantes provenían de Zaragoza, La Palma y Ciudad Real para mostrar el rico patrimonio de sus territorios. El festival, acostumbrado a contar con agrupaciones folclóricas de todo el mundo, ha tenido que ceñirse en esta ocasión al panorama nacional para elaborar el programa de esta 40ª. edición, debido a la actual situación sanitaria provocada por el coronavirus. “Ha sido complicado organizar el festival este año porque ha habido que extremar las medidas de seguridad por el covid. Esperemos que el año que viene lo podamos organizar con normalidad”, señaló Abelardo González, director del festival.

“Aduares Agrupación” antes de su actuación. | M. V.

“Aduares Agrupación” antes de su actuación. | M. V.

El evento dio comienzo con una pequeña actuación a cargo de la Banda de Gaites de Corvera, que arrancó los primeros aplausos del público. Seguidamente entró en escena la “Agrupación Folklórica Sabugo ¡Tente firme!”, de Avilés, para deleitar con sus bailes, gaitas y castañuelas y dejar así inaugurado el festival folclórico. Los anfitriones dieron el chupinazo a la fiesta con los bailes tradicionales astures “Muliñeira de Illano” y “Quirosanu”.

M.V.

El público, entregado desde el primer momento, aplaudió sin descanso cada baile y cada canto de los grupos participantes.

La formación “Aduares Agrupación”, de La Palma, siguió a los avilesinos con su actuación, digna representante de las influencias que bañan sus islas. Con sus coloridos y particulares trajes, salieron al escenario a interpretar la isa canaria y otros bailes típicos, animados por las palmas del respetable.

El tercer grupo en salir al escenario fue “Mazantini”, de Ciudad Real, que animó a los jóvenes a participar y ver este tipo de espectáculos, “para que sigan vivas la cultura, las tradiciones y el folclore”. “Hay que volver a conectar con nuestras raíces”, destacaron Francisco Malagón y Marta Caminero, miembros del grupo.

Durante su actuación, hicieron gala de sus coloridos mantos, al ritmo de un canto y baile específico de los hombres, debido a motivos religiosos. También hubo tiempo para interpretar jotas manchegas. Aunque para jotas, las que interpretaron los miembros de “Raíces de Aragón”, procedentes de Zaragoza y encargados de cerrar la sesión de ayer. Con gran presencia en el escenario, llenaron el auditorio de color y de júbilo, consiguiendo transmitir su profundo “ser y sentir aragonés”

Hoy habrá una segunda sesión en el Niemeyer (20.00 horas), con los mismos grupo, pero las actuaciones serán diferentes. Aún quedan entradas disponibles que pueden retirarse en la taquilla del Niemeyer hasta el comienzo del festival.

Compartir el artículo

stats