Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fieles a la cita con la Santina en el inicio de la novena

El santuario es un “bálsamo para curar las heridas”, dice el cura Joaquín Serrano

El arzobispo, Jesús Sanz, junto al abad de Covadonga, Adolfo Mariño. | M.V.

La fe en la Santina puede con todo. La novena de Covadonga comenzó ayer, con una basílica con los sitios disponibles prácticamente ocupados. Eso en el interior, porque la tarde otoñal hizo que los sitios del exterior sólo fueran ocupados por un puñado de personas que siguieron a retransmisión por las pantallas instaladas en el lateral exterior.

Joaquín Serrano, con la foto de sus padres detrás, en la basílica. | M.V.

Joaquín Serrano, con la foto de sus padres detrás, en la basílica. | M.V.

Cuatro pantallas más se ubicaron en el interior.

“María como madre de Misericordia” era el lema sobre el que giró la celebración de ayer. El encargado de la homilía fue el Joaquín Manuel Serrano Vila, párroco de San Félix de Lugones y Santa María de Viella, en el concejo de Siero. Presidió la celebración el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz.

José Juan Hernández Deniz afronta su última novena como canónigo de Covadonga con “agradecimiento y con nuevas expectativas”. Lleva seis años en Covadonga y a finales de mes pasará a llevar dos parroquias en Avilés Villalegre y La Luz.

Serrano Vila dejó al lado del ambón desde el que predicó una fotografía en blanco y negro junto a sus padres. Él tenía cuatro años en la que fue su primera visita a Covadonga. Se refirió al Santuario como el “bálsamo para las heridas del alma, y lugar de encuentro” y abogó por la evangelización continua y la religiosidad popular.

También tubo un recuerdo para las personas atrapadas en Afganistán, especialmente para las niñas y las mujeres y también para los hombres, los soldados fallecidos y el resto de personas que sufren. En este punto echó de menos más presencia de los colectivos “feministas y lgtbi” manifestándose sobre lo que está ocurriendo.

A la cita acudieron feligreses de Oviedo, Parres, Castrillón, Siero, Llanera, Piloña, Nava y Colunga, entre otras.

Muchas personas llevan toda la vida yendo a la cita del 30 de agosto y los días posteriores.

Pilar Álvarez, vecina de Barcelona, pasa unos días en Piloña y decidió ir también al primer día de la novena de Covadonga. La escolanía no decepcionó, poniendo el toque de distinción en la música y voces de la celebración.

La novena continua este martes con el sacerdote Celestino Riesgo Iglesias, de la Unidad Pastoral del Bajo Aller, y el lema de hoy será “Madre de la esperanza”. El de la novena “No temas acoger a María”.

Compartir el artículo

stats