Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los Oscos vibran con la Festa dos Frailes

"Queremos reivindicar la cultura en el medio rural", dicen los organizadores de una cita que llenó el monasterio de Santa María, en Villanueva

Actuación musical en la zona del mercadillo, junto al Ayuntamiento de Villanueva. | T. C.

El monasterio de Santa María de Villanueva de Oscos vibró este sábado a lo grande con una nueva edición de la Festa dos Frailes, un evento cultural hecho sin presupuestos desorbitados pero con mucho amor para reivindicar la importancia de la cultura en las zonas rurales. La cita cumplió su primer lustro gracias al empuje de la "Orden de Vilanova" que la promueve y a la ayuda de muchos vecinos comprometidos con el territorio y con el resurgir del cenobio que preside esta pequeña localidad de los Oscos.

Una familia de Murcia se hace fotos en el photocall.

"Queremos reivindicar la cultura en el rural. Para nosotros es más difícil acceder que para la gente de las ciudades", señala el presidente de la Orden de Vilanova, Gustavo Sánchez. Subraya que el principal mérito de la cita, que programa durante una jornada actuaciones variadas en los diferentes espacios de este monasterio fundado en el siglo XII, es la implicación de los vecinos. "El alma del festival es la gente que nos ayuda, este festival se hace para la gente del pueblo y lo hacemos en el monasterio, que es la plaza del pueblo, nuestro orgullo", añade. Con él coincide el Alcalde de Villanueva, Abel Lastra, al decir que el festival es una demostración de amor al territorio.

El artista Rubén González posa junto a las obras hechas para decorar el monasterio.

El monasterio recibió a vecinos y visitantes cargado de actividad y con muchas sorpresas como la exposición del artista Rubén González, afincado en Grandas de Salime. Colaboró con la fiesta creando varias obras inspiradas en la joya castreña "diadema de los Oscos". "Hay que colaborar para que esto salga adelante", opina. Los visitantes no dejaron de elogiar la calidad de la propuesta cultural y el mimo y cuidado con el que se organiza: "Es espectacular".

El gaitero Nela de Bres, actuando con su cuarteto en el claustro.

Ambiente a la puerta del cenobio durante la inauguración de la cita cultural. | T. CASCUDO

Uno de los puestos de venta colocados en el monasterio.

Compartir el artículo

stats