Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aquasella, la familia crece cada año: "Esto es diversión y un punto de reunión"

La cita de Arriondas supera sus expectativas y junta a 25.000 personas el sábado: "Es la cuna de la electrónica en España por un fin de semana"

Un momento del «b2b» de Helena Hauff y Hector Oaks, ayer, en el Aquasella, ante miles de asistentes a la actuación. | Adrián Prieto

Ya se han consumido tres días desde que el festival de música electrónica por excelencia en España haya pegado su pistoletazo de salida. Los números de asistencia están superando las expectativas generadas e, incluso, sobrepasando a anteriores ediciones. Así lo confirma Iván Gómez, promotor del festival: "El jueves hubo 10.000 personas, el viernes 20.000, y el sábado, con el plato fuerte, 25.000". Pero no solo el tamaño importa, la calidad también, y en el 25.º aniversario no podía faltar la innovación: "Vamos mejorando tanto la parte técnica como la de infraestructuras de los escenarios: sonidos, luces, visuales… Intentamos estar a la última y traemos lo más sofisticado que va saliendo".

Pero también han revolucionado la parte artística: "Cada año el cartel es más competitivo. Es un festival de electrónica y, evidentemente, intentamos satisfacer los gustos de nuestro público trayendo artistas que van destacando. Para la comodidad de los asistentes y que se sientan como en casa, la zona interna del festival está organizada al milímetro. La intención es la de mejorar toda la finca del evento, que todo sea más fluido como, por ejemplo, los accesos a duchas, baños o zona descanso", explica Gómez, consciente del nivel de exigencia que ha alcanzado el Aquasella. Por otro lado, las críticas siempre son una cuestión a la que la organización dedica atención. "Son muy positivas", ha resumido Iván Gómez, gracias a que "no han existido colas en los accesos, que suelen ser el punto flaco de los festivales, ni colapso en las carreteras, que era uno de los puntos que también nos preocupaba; los espacios y el dimensionamiento de baños ha sido holgado; en definitiva, la gente está encantada".

El festival cuenta con una zona de "food trucks" y puestos de restauración, una noria y, junto al río Sella, "una especie de playa artificial para que la gente se pueda bañar, tomar el sol y refrescar".

Las mejoras que se introdujeron también las han notado los propios artistas. Es el caso de Héctor LLamazares, que actuó la pasada madrugada: "Este año, en tema de organización se ha pegado un salto muy importante". Sabe lo que es crecer desde abajo: "Me fui empapando de la cultura techno como público y después empecé a pinchar y la evolución es grande". No duda de que el Aquasella siempre ha apoyado el talento autóctono, de Asturias: "No solo a mí, también están Aída Blanco, David Mallada o Richi Risco, todos asturianos que también tocan en ‘prime time’, entre artistas internacionales de primer nivel". Para el Dj, el festival de Arriondas es "diversión y familia. Gente que viene a conocer a otra gente de otros lugares. Un punto de reunión, ya que Asturias es la cuna del ‘techno’ en España por un fin de semana al año".

Otro de los artistas que actuaron este sábado en el festival fue Eulogio, quien se dio a conocer en la histórica discoteca ovetense La Real y ya acumula tras de sí una trayectoria que le hace ser muy respetado en el panorama nacional. "La gente está más ilusionada este año", señala un artista para el que actuar en el Aquasella "es una motivación, estar como en casa". Concretamente en Arriondas, en la casa mundial de la música electrónica por unos días.

Compartir el artículo

stats