Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bellezas a toda costa (16)

Frexulfe, la salvaje belleza

Los aficionados al surf son asiduos a esta playa del concejo de Navia, de 800 metros de longitud y cuyo entorno fue declarado Monumento Natural en 2002

20

Por la izquierda, Sonia Calvo, Miriam Martínez, Diego Cortés, Eva González y Denis Villanueva, turistas de Madrid, con el profesor de surf Iván Pilar. | Ana Paz Paredes

Cuando el sol se abre paso entre las nubes y pone a brillar el arenal de Frexulfe, aún se distingue mejor todos los aficionados al surf que, tabla en mano, bien toman por primera vez sus lecciones para cabalgar olas o bien salen o entran a la mar para disfrutar de este deporte. No sorprende: la playa de Frexulfe es una joya de la Naturaleza.

Tal es así que en el año 2002 esta playa, junto con su sistema dunar así como parte de los impresionantes acantilados que la rodean junto con el estuario que se forma en la parte final del río Frexulfe, en su encuentro con la mar, fue declarada Monumento Natural así como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Interés Comunitario (LIC).

Una mujer se encamina a la playa, a través del bosque. | Ana Paz Paredes

Al tratarse de una playa abierta, con poco abrigo y orientada al Norte, es peligrosa para el baño, algo que confirma Sergio Flórez Fernández quien, junto a José Antonio López Sánchez, forman parte del servicio de socorrismo del arenal. "Es el tercer año que estoy trabajando aquí de socorrista", señala Flórez, que, a renglón seguido, añade que "la playa, además de tener unos 800 metros de longitud, entra bastante mar y con mucha fuerza, además de que está llena de corrientes. Hay que tener mucho cuidado y hacer siempre caso a los socorristas", señala.

Buena parte de la playa, desde la desembocadura del arroyo al extremo occidental en la punta de El Pico, está ocupada por un estrecho cordón dunar poblado de la flora característica de las dunas blancas, entre las que domina una gramínea sobresaliente: el barrón. Cuenta además esta playa con un poblado bosque de pinos y eucaliptos, zona de sombra y caminos que conducen hasta el arenal, de arena gruesa y oscura muy habitual por esta zona.

Los socorristas Sergio Flórez y Antonio López. | Ana Paz Paredes

Dadas sus características, esta playa es una de las favoritas para quienes practican surf, de ahí que suela ser muy habitual ver a estos deportistas repartidos entre las olas y la arena, en un ir y venir casi constante. De eso saben mucho Pablo Suárez y Yago Campoamor, profesores de surf al frente de su escuela Fresh Surf School. "Nosotros llevamos aquí tres años y, aunque abrimos ya en Semana Santa, el público llegó como a goteo, y es a partir de julio cuando empezó a ser más constante". En cuanto al tipo de clientes que acuden a su escuela, a pie de la playa naviega, afirma que "aquí llega gente de todos los sitios, sexo y edades. Es cierto que, en los últimos años, se ha incrementado el número de mujeres que optan por practicar surf. Por ejemplo, en un día que esté entrando demasiado oleaje, hay que estar muy atentos a la hora de dar clase, escogiendo bien el lugar. Sé bien de lo que hablo porque yo fui socorrista en esta playa durante 11 años", cuenta.

Entre los que este verano daban sus primeras clases de surf estaba un grupo de amigos de Madrid, algunos de los cuales ya habían estado en Asturias anteriormente mientras que, para otros, era su primera vez. Su profesor, Iván Pilar, es de la misma escuela. "Cada vez viene más gente a aprender porque es un deporte que te conecta con la naturaleza, te despeja la mente, y la gente le está cogiendo el gusto", señala este.

Con sus olas, su arena gruesa, su extensión y su zona de bosque y las dunas, de lo que no cabe duda alguna es que es una playa espectacular, con un punto salvaje, auténtica y singular donde, por su extensión, es fácil que cada cual encuentre su sitio en Frexulfe.

Raúl García, junto a su chiringuito en Frexulfe. | Ana Paz Paredes

Así les pasó a Raúl García y a su socio, Avelino Alonso, cuando decidieron abrir allí, con vista a la playa, su chiringuito, Mar de Fondo, hace unos años. "Estamos muy orgullosos porque lo levantamos con nuestras manos, lo construimos nosotros", señala el primero, quien, a la sazón, recuerda que su especialidad son los pescados. "No cogemos mucha mercancía porque trabajamos con pescado fresco. Vamos variando: virrey, san martín, besugos, rape. También tenemos tapeo, raciones, buenos calamares y mejillones de gran tamaño, además de ensaladas", explica este emprendedor rural que, como cuantos acuden a Frexulfe, está enamorado de un arenal que cuenta, entre otros servicios, con socorrismo, aparcamiento, duchas, lavapiés, aseos accesibles y servicio de limpieza diario.

Seguir la N-634 hasta Navia y tomar allí la carretera local NV-2. Esta vía parte de Navia y va por la zona de costa, pasando por los pueblos de Frexulfe, Soirana y Puerto de Vega, desde donde vuelve a enlazar con la N-634 a la altura de Villapedre.

Muy cerca está Puerto de Vega, un precioso pueblo marinero con mucha historia y un museo dedicado al mundo rural y del mar, se recomienda dar un paseo por el mismo, descubrir la zona almenada del puerto o las preciosas vistas desde el barrio de los pescadores.

Turismo de Navia resalta que el acceso desde Soirana, de donde parte una carreterina que termina encima de un acantilado, hay un precioso mirador natural a casi 30 metros de altura. Desde allí hay un descenso a la playa por una senda peatonal, y allí hay aparcamiento.

Compartir el artículo

stats