Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bellezas a toda costa |18|

San Pedro de la Ribera lo tiene todo

Río y mar; arena, piedras y prado; bares, escuela de surf, zona de autocaravanas y camping, y un guapo paisaje conforman la completa oferta de un enclave ideal para una larga jornada en familia

Tomás López, Mercedes Rodríguez, Javier Hernández y Carlina Altobién, en la playa; al fondo, la desembocadura del río Esqueiro. | MARA VILLAMUZA

"Es que lo tiene todo". Lo dice el heladero de la playa de San Pedro de la Ribera, en Soto de Luiña (Cudillero), Juan Manuel González. "Aunque esté mal día, la gente viene porque se puede disfrutar igual, hay mucho que hacer".

Dos paseantes por el parque-playa. | Mara Villamuza

Mal tiempo hace, efectivamente, el día que toca hacer el reportaje de este arenal que ha logrado, por méritos propios, figurar entre los 20 más votados en la encuesta realizada por LA NUEVA ESPAÑA para elegir los preferidos de Asturias. Gente hay, efectivamente también como dice el heladero, quien ha abierto su puesto aunque poco trajín sabe que tendrá esa jornada. "No me quejo del verano que llevo, mejor fue julio que agosto, pero hay bastante visitante, que viene porque esto es guapo, cómodo de aparcar, hay muchos servicios...", abunda González.

Vista de la playa, entre pinos, desde el mirador de Salamir. | Mara Villamuza

Es San Pedro de la Ribera una playa que sí, es cierto, lo tiene todo. Una rápida descripción de su infraestructura: buen acceso por carretera; zonas de amplio aparcamiento, de pago; área de autocaravanas; parque-playa con permiso para tener perros; camping con bar y tienda; dos bares más para tomar algo con buena música y algo de picoteo (Isla del Aire y Waikiki); una escuela de surf; y algún que otro puesto ambulante de vez en cuando de artesanía y ropa. Todo esto se completa con un emplazamiento más bien salvaje (amplios bosques de pinos y algún que otro eucalipto flanquean el arenal a uno y otro lado) donde desemboca el río Esqueiro, en el que muchos optan por bañarse –y muchos otros aprendieron en él a nadar– si el mar está agitado. Una situación esta que, todo hay que decirlo, pocas veces ocurre en San Pedro. La bandera roja apenas ha ondeado en una ensenada más bien tranquila.

"Este verano no hemos tenido incidencias gordas, más bien curas y otras cosas menores. Pero no sustos grandes", dicen en el equipo de salvamento, cinco socorristas en total capitaneados por Sergio Suárez. La mayoría son, además, de Cudillero, así que San Pedro ha sido la playa a la que han ido toda la vida, desde críos. Por eso la conocen al dedillo. Pedro Bárzana y Miguel López son los que cubren este día el turno, junto a Suárez. Poco trabajo hay si las nubes amenazan lluvia, pero ellos están siempre al pie del cañón y atentos a lo que pueda ocurrir. "Siempre hay alguien aquí, si no bañistas, paseantes, surferos y cursillos... Y a todos hay que vigilarlos", resumen.

Zona de bares y la escuela de surf. | Mara Villamuza

La presencia del camping asegura, además, que haya paseantes y bañistas a diario. Además, resaltan los socorristas, es una playa muy familiar, a la que llega gente principalmente de la zona y del resto de Asturias, aunque cada vez más extranjeros: italianos, franceses, daneses y holandeses se han dejado ver con sus modernas furgonetas y autocaravanas.

Pedro Bárzana, vigilando la playa de San Pedro de la Ribera. | Mara Villamuza

Esta mañana pasean por el parque-playa (un amplio prado separado de la arena por grandes guijarros hasta los que llega el agua en marea alta) un grupo de tinerfeños. Están en Asturias debido a una competición de motocross en Luanco (Gozón) en la que participan sus hijos y han aprovechado para visitar otros lugares. "Estamos en autocaravana. Teníamos referencias de la zona y hemos venido. Nos parece estupendo el lugar, el río, lo verde, la fina arena...", explican. Tomás López acaba de darse un baño, sin importarle la falta de ese sol tan habitual en su tierra: "El agua está estupenda". El resto del grupo no se anima mucho, prefieren pasear y conocer el lugar.

Los de fuera no lo saben, pero los lugareños y los veteranos de San Pedro de la Ribera se acuerdan por supuesto del popular barco de "Peltó", símbolo durante muchos años de la playa. Era más bien un puente de barco, instalado en el prado que ahora ocupa el parque-playa, en el que José María Peláez Prieto, natural de la cercana Oviñana y fallecido en 2009 en Gijón, residía por temporadas dado su amor por el mar. Fue Peltó capitán, escritor, marino, convencido republicano y todo un referente de San Pedro de la Ribera, lugar que tuvo que abandonar cuando a mediados de los años 90 el proyecto de remodelación de la playa se llevó por delante su barco –y alguna construcción más– tras una agria polémica con el Ayuntamiento de Cudillero.

La normativa costera empezaba entonces a aplicarse de forma implacable por todo el litoral español y en el de Asturias no fue una excepción. De aquella reforma resultó la playa que hoy en día se disfruta. Páginas en la historia de una arenal que también es destino de muchos aficionados a la pesca submarina y que en marea baja hace las delicias de aquellos a los que les gusta coger un puñado de llámparas o conchas.

¿Cómo llegar?

Desde la autovía del Cantábrico hay que salirse bien en Salamir, bien en Oviñana. En el primer caso, hay que cruzar el pueblo y descender por la ladera, desde donde se ve el arenal, indicado. En el segundo caso, ir hasta Soto de Luiña y, desde aquí, coger el desvío.

No perderse

En la bajada a la playa desde Salamir hay un mirador, donde se puede aparcar el coche. Entre los frondosos pinos se distingue una estupenda vista de San Pedro de la Ribera y se puede obtener una bonita fotografía de la costa del entorno y del Cantábrico.

Qué hacer

Los que quieran pasar con la familia una jornada playera tienen en San Pedro su lugar ideal. Todos encontrarán qué hacer y estarán cómodos. El prado es el mejor lugar para instalar sillas, mesas y toldos. A dos pasos está la arena, el mar, el río, los bares... Un lujo.

Compartir el artículo

stats