20 de julio de 2019
20.07.2019

Diez ciudades españolas para visitar este verano

Te invitamos a descubrir estas diez capitales para disfrutar con su belleza y sus encantos

20.07.2019 | 09:13

Las vacaciones de verano ya están aquí y con ellas llega el momento de preparar nuestros destinos veraniegos. Las opciones son múltiples y variadas, por lo que nuestras preferencias personales y nuestro bolsillo probablemente sean los factores decisivos a la hora de elegir el lugar en el que pasaremos estas próximas jornadas de descanso.

Destinos de playa, de interior, en España, en el extranjero..., para descansar, para conocer nuevos países, para disfrutar de entornos naturales, para disfrutar del turismo cultural, para vivir aventuras, para ir de compras... Las posibilidades en cuanto a destinos turísticos son infinitas, pero en estas líneas nos centraremos en 10 capitales españoles que merece la pena visitar y conocer. Estas próximas vacaciones de verano pueden ser una buena ocasión para hacerlo.

Logroño, cruce de caminos

La capital riojana ha sido históricamente un lugar de paso y cruce de caminos, circunstancia que se hace notar en el carácter alegre y jovial de sus gentes, pero también en el rico patrimonio histórico, cultural, artístico y gastronómico que se esconde entre sus bellas calles. Bañada por el río Ebro y ciudad de paso del Camino de Santiago, la capital riojana invita a pasear, tanto por su casco urbano y por sus calles peatonales como por los múltiples paseos que recorren la ribera del Ebro.

Shutterstock

Por el camino, nos encontraremos multitud de espacios y edificios en los que detenernos. Por ejemplo en la Concatedral de Santa María la Redonda, la Iglesia de San Bartolomé, el Parque el Espolón, el Puente de Hierro, el Parque del Ebro, la Casa de los Chapiteles o la Puerta del Revellín, entre otros. Tampoco puede faltar una visita a la calle Laurel, la vía más famosa de la ciudad y en la que el visitante puede disfrutar de la gastronomía local y de los magníficos caldos de la Rioja.

Valencia, abierta al visitante

Hablar de Valencia es hablar de una ciudad abierta al visitante durante todo el año. Una ciudad con una luz especial en la que la modernidad de su reciente transformación se complementa con tradiciones centenarias que han sabido mantenerse a pesar del paso de los siglos. La Ciudad de las Artes y las Ciencias o el Museo Príncipe Felipe son ejemplos de modernas infraestructuras capaces de convivir con el rico patrimonio histórico que puebla la ciudad.

Las estrechas calles medievales de la Ciudad Vieja, las Torres de Quart y de Serranos, la Catedral, la Plaza de la Virgen, la Lonja de la Seda, el Mercado Central, el Palacio de Dos Aguas... son ejemplos del variado patrimonio arquitectónico y monumental de Valencia. Sus espectaculares playas de la Malvarrosa, El Saler o del Arenal son otros de los encantos de una ciudad abierta al mar y que posee en La Albufera otra de sus grandes riquezas naturales. Sus numerosas celebraciones y festividades y en su variada gastronomía otros de sus grandes valores añadidos. Sus arroces y su mundialmente conocida paella, la horchata, los pescados, los productos de la huerta... forman parte de la rica oferta gastronómica de una ciudad que cuenta también con atractivos lúdicos y educativos como el Bioparc o el Oceanogràfic.

Palma de Mallorca, la más bonita

Sin duda la capital de las Islas Baleares posee en el turismo de sol y playa uno de sus principales alicientes. Sin embargo, son muchos más los atractivos que esconde esta bella ciudad enclavada en uno de los grandes tesoros del mar Mediterráneo. Entre ellos su rico patrimonio gastronómico, cultural y arquitectónico, fruto de los numerosos pueblos que a lo largo de la historia han pasado por estas tierras (fenicios, cartagineses, griegos, romanos, árabes...).

Shutterstock

La Catedral, la Plaza Mayor, Sa Llotja, s´Hort del Rei, el Palacio de la Almudaina, el Castillo de Bellver o el Paseo Marítimo son algunos de los edificios y espacios que los visitantes no deben dejar escapar la ocasión de visitar. También son de visita obligada las numerosas y espectaculares calas que recorren el litoral de la isla, así como las bellas localidades que rodean estas tierras llenas de contrastes y en la que deleitarse en sus productos gastronómicos típicos es también una obligación

Las Palmas, la más cosmopolita

El sol y la playa son sin duda los grandes atractivos de la ciudad más grande, poblada y cosmopolita de las Islas Canarias, pero no son los únicos. Con un clima privilegiado que ofrece temperaturas suaves durante el año, Las Palmas ofrece también al visitante la posibilidad de conocer y sumergirse en la historia de una tierra con más de cinco siglos de historia que cuenta con un pasado colonial esplendoroso y que por su estratégica ubicación geográfica se ha convertido en un puente cultural y económico entre Europa, África y América.

Pasear por las calles de Las Palmas permite contemplar el mestizaje cultural de una ciudad en la que destacan sus barrios históricos, como los de Triana o la Vegueta, que atesoran un notable patrimonio cultural e histórico-artístico. La Catedral, mezcla de estilos, así como la plaza de Santa Ana, el Museo Canario, la Casa de Colón o el Centro Atlántico de Arte Moderno figuran entre los edificios y espacios de visita obligada en la ciudad que vio nacer a Benito Pérez Galdós. Sin olvidar naturalmente el Puerto de la Luz, el barrio marinero y militar de la Isleta, el Mercado del Puerto, su bello paseo litoral o las magníficas cinco playas con las que cuenta la ciudad, entre ellas la famosa Playa de las Canteras.

Madrid, punto de encuentro

La capital española es otra magnífica opción para descubrir durante estas vacaciones de verano. Cosmopolita y abierta, la ciudad de Madrid ofrece al visitante un rico patrimonio cultural y artístico, además de una infinita oferta de servicios que la convierten en un destino muy apetecible, tal y como constatan los millones de viajeros que cada año pasean por sus calles.

Shutterstock

El Museo del Prado, el Reina Sofía, el Thyssen-Bornemisza, el centro histórico conocido como el ´Madrid de los Austrias´, el Parque del Retiro, el Palacio Real y su entorno, la Plaza Mayor, la Casa de Campo, la Catedral de la Almudena o la mítica Puerta del Sol son solo algunos de los numerosos atractivos que el visitante deberá descubrir en la capital española, donde además podrá disfrutar de conciertos, exposiciones, teatro..., además de una tentadora oferta comercial y de compras, una animada vida nocturna y una rica gastronomía que se concentra en sus característicos y famosos bares y restaurantes.

Vigo, corazón de las Rías Baixas

Visitar la mayor ciudad de Galicia supone sumergirse en el corazón de las Rías Baixas. Su rico y variado patrimonio cultural, junto a un incomparable marco natural y a una gastronomía capaz de satisfacer hasta a los más exigentes gourmets convierten Vigo en un viaje indispensable dentro de esta particular ruta por los 10 destinos nacionales más sugerentes y recomendables para estas próximas semanas de verano.

Su pasado pesquero y su sabor marinero convierten la ciudad en un magnífico escaparate en el que destacan su magnífico casco antiguo y su barrio marinero de O Berbés, la playa de Samil, la lonja, la Colegiata de Santa María y la Concatedral de Vigo-Tui, el barrio de Bouzas, la calle de Príncipe, el Mercado do Pedra, el Monte do Castro, el Parque de Castrelos, la calle de las ostras, la Porta do Sol... Además, desde Vigo el visitante podrá disfrutar de atractivos como las magníficas Islas Cíes, integradas en el Parque Nacional de las Islas Atlánticas o las bellas poblaciones como Baiona que rodean la Ría de Vigo.

Cáceres, tradición y cultura

Fundada por los romanos en el siglo I a.C., la capital cacereña reúne en sus calles una magnífica síntesis de lo que es Extremadura: patrimonio histórico, cultura, tradición, modernidad, gastronomía, naturaleza... En la ciudad de Cáceres, todo ello queda reflejado en su espectacular casco antiguo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La Ciudad Vieja se ganó esta distinción en 1986 por ser uno de los conjuntos urbanos de la Edad Media y del Renacimiento más completos del mundo.

Shutterstock

Sus magníficos monumentos, espacios y edificios –desde palacios a casas señoriales, iglesias, torres...- y su buen estado de conservación dan buena fe de que este reconocimiento fue totalmente merecido. La Concatedral de Santa María, el Palacio de las Veletas, el de los Golfines, la Casa del Sol, la Torre de Bujaco, las plazas de Santa María, San Jorge y San Mateo, el Arco de la Estrella o el Palacio de Toledo-Moctzuma, entre otros, forman parte de este patrimonio histórico-cultural de indudable valor y que ningún visitante debería perderse. Al igual que tampoco debería dejar escapar la ocasión al recorrer las calles de la ciudad de deleitarse con los excelentes productos gastronómicos que ofrecen estas tierras

Oviedo, paraíso natural

Asturias se promociona como un 'Paraíso natural', pero el Principado es mucho más que un destino del llamado 'turismo verde'. Una gastronomía privilegiada, innumerables rutas para los amantes del senderismo, más de 200 playas y una veintena de villas marineras y un rico patrimonio histórico y cultural son solo algunos de los grandes atractivos de Asturias, que cuenta entre uno de sus destinos más recomendables con la ciudad de Oviedo.

Con un casco histórico de reminiscencias medievales, son muchos los alicientes que la capital asturiana ofrece al visitante. Recorrer sus bellas calles supone descubrir un rico y variado patrimonio de indudable valor en el que destacan la Catedral con sus magníficas torres gótica y románica, la Cámara Santa, el Museo de Bellas Artes o el Arqueológico, el mercado de Fontán o la fuente prerrománica de Foncalada, además de múltiples iglesias y conventos como Santa María del Naranco, San Miguel de Lillo o San Julián de los Prados que por su belleza merecen ser contempladas. En el recorrido, además, el visitante se encontrará con unas calles aderezadas con multitud de monumentos y estatuas históricas en las que multitud de locales invitan a realizar una parada para disfrutar de la gastronomía local y del maravilloso placer de la sidra natural.

Cádiz, punto de encuentro

La capital gaditana es una de las ciudades más antiguas de Europa occidental. Desde hace cerca de 30 siglos, ha sido punto de paso, encuentro, mercadeo y fiesta de múltiples pueblos, cada uno de los cuales ha dejado su huella en esta tierra llena de luz. Así, la ciudad reúne un importante patrimonio histórico-artístico. Recorriendo las calles de su casco antiguo –con barrios tan bellos como el del Pópulo- es posible recorrer la historia de Cádiz visitando sus principales monumentos y lugares de interés, viajando en el tiempo desde la época fenicia hasta la actualidad.

La Catedral de Cádiz, el Parque Genovés la Iglesia de San Antonio, la Puerta de Tierra, el Museo de Cádiz, la Plaza de las Flores, el Mercado Central, el Gran Teatro Falla, la Torre de Tavira o el Teatro Romano forman parte de este rico y variado patrimonio. Las magníficas playas que posee Cádiz son también otro de los principales atractivos de la ciudad. Acercarse a La Caleta, Playa Victoria o Santa María es imprescindible para disfrutar del litoral gaditano. Una visita a Cádiz no es completa sin disfrutar de su gastronomía y especialmente de su mundialmente famoso pescaíto frito.

Alicante, un lugar privilegiado

Su privilegiado clima convierte a Alicante en un destino ideal para cualquier época del año, pero sobre todo en verano, época en la que el visitante podrá disfrutar al máximo de playas como la de San Juan, La Albufereta, La Almadraba o el Postiguet. Situada en la espectacular Costa Blanca, el turista descubrirá nada más llegar por qué se la conoce como la ´Ciudad de la Luz´. Además del sol y la playa, el visitante encontrará también los históricos vestigios dejados por las numerosas civilizaciones que a lo largo de los tiempos han pasado por la conocida como "la millor terreta del món" (la mejor tierra del mundo)

Subir al monte Benacantil, al abrigo del cual se alza Alicante, nos permitirá divisar una ciudad llena de contrastes en la que el visitante no debe dejar escapar la ocasión de pasear por La Explanada de España. También la visita al Castillo de Santa Bárbara –en lo alto del monte Benacantil- así como a la Isla de Tabarca y las calles del barrio de Santa Cruz son excursiones ´obligatorias´ para los que se acerquen a conocer una de las ciudades más bellas de España.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook