20 de febrero de 2010
20.02.2010
Los cinco sentidos

Titicaca, entre leyenda y realidad

20.02.2010 | 01:00
Totora en el lago Titicaca.

Venerado por los incas, lugar de encuentro de los dioses que dieron origen al mundo, escondite de preciados tesoros y refugio del sol y la luna, el lago Titicaca protagoniza mágicas y místicas leyendas que sobreviven al paso del tiempo y a generaciones de pobladores. Las aguas del lago más alto del mundo, a 3.800 metros de altitud, rozan las elevadas cumbres de los Andes bolivianos que las rodean. Las montañas vigilan y contemplan el devenir de este apacible lugar donde el aire es puro; la tranquilidad, absoluta, y la luz juega a crear paisajes de extrema belleza, imágenes que se graban para siempre en la memoria de quien las contempla.


Muy lejos queda la vida bulliciosa. Incluso los núcleos rurales que han crecido en el entorno del Titicaca -Huajata o Copacabana, entre otros- y que dan la bienvenida a los visitantes que buscan experiencias inolvidables emanan serenidad, ya que las prisas no pertenecen a su día a día. La vida en este lado de la tierra tiene otro ritmo, el que marca la naturaleza.


Para entrar en contacto con este lugar, nada mejor que adentrarse en sus aguas. Para ello existen distintos tipos de embarcaciones, aunque hay una especialmente atractiva para el viajero: se trata de la llamada balsa de totora o totorita, construida de hierba de totora a imagen y semejanza de la que ya se hacía en la época preincaica y durante el Imperio inca.


Probar la gastronomía que ofrecen los pueblos que abrazan el lago Titicaca supone un atractivo más de la visita a este lejano rincón del mundo. Los platos a base de quinoa y otros cereales que se cultivan en la zona, así como la trucha que se pesca en estas aguas mitad peruanas mitad bolivianas, forman parte de la alimentación de los habitantes de esta región que cuenta con temperaturas extremas y, sobre todo, con grandes diferencias entre el día y la noche.


Y una curiosidad: la fuerza naval de Bolivia, país que no tiene salida al mar, posee en el Titicaca una flota de barcos para realizar ejercicios de prácticas navales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GASTRONOMÍA

Gastronomia

Un menú para cada día

¿No sabes qué comer hoy? ponemos a tu disposición entrantes, sopas, carnes, pescados y postres