Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tendencias

Vivir como Lagerfeld

El director creativo de Chanel pone a la venta - su villa de Hamburgo, un derroche de buen gusto

Un cuarto de estar.

Un cuarto de estar.

Vivir en el exquisito mundo de Karl Lagerfeld es posible si se dispone de unos once millones de euros. El "káiser de la moda", director creativo de Chanel, ha puesto a la venta su villa de Hamburgo, en la que residió entre 1991 y 1998.

La propiedad, llamada Villa Jako, en honor al socio de Lagerfeld, Jacques de Bascher, que murió en 1989, se encuentra en el exclusivo distrito Blankenese de Hamburgo. La casa, de tres habitaciones, originalmente llamada Villa Schüler, fue construida en la década de 1920 para el magnate naviero Hermann Witte, y se asemeja a una villa romana con una gran fachada y múltiples columnas.

La construcción se despliega en 12.000 metros cuadrados en una cima. Cuenta con una gran sala de estar, una galería en el primer piso que también sirve como biblioteca, y puertas de vidrio con arcos de medio punto que se abren directamente al jardín y la terraza, desde la que se disfrutan magníficas vistas del río Elba.

La sala tiene pisos de madera con patrón enlosado, techos con pinturas de flores y detalles en oro. Como elemento principal, la decoración tiene un piano Bechstein. Los baños tienen acabados en mármol y los muebles, que abarcan diferentes estilos, se caracterizan por un sofisticado diseño.

Lagerfeld cuenta con otras propiedades en Nueva York, París y Mónaco. Sin embargo, y según Engel & Völkers (la compañía dedicada a vender estos inmuebles de lujo), Lagerfeld ha decidido deshacerse de la villa, ya que cuando está en ella le resulta imposible no admirar por horas el río y no puede concentrarse para trabajar.

La decisión ha causado sorpresa, puesto que la propiedad tiene un gran valor sentimental para el icono de la moda, que incluso hizo un libro llamado "Ein Deutsches Haus", que contenía fotografías e historias de la casa. En la propiedad también destacan los techos pintados con pan de oro y los tres dormitorios, cada uno con cuarto y vestidor. Otro de los elementos destacables son los jardines, de indudable estilo francés, plagados de fuentes y escalinatas que pueden llegar a recordar el entorno de Versalles. Y es que, a su modo, el "káiser de la moda" también pertenece a la realeza.

Compartir el artículo

stats