Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un viaje homérico a la Irlanda de John Ford

Innisfree se enmascara en Cong, a 40 kilómetros de Galway

La isla de Avalón es un enclave mítico de las Islas británicas: un lugar que no figura en los mapas, eternamente oculto entre las nieblas, donde reposan los restos del rey Arturo. En Irlanda, la isla esmeralda, existe otro sitio legendario, cuyas primeras referencias son asimismo literarias: Innisfree, un paraje idílico imaginado por el poeta William Butler Yeats y en el que John Ford ambientó su clásico "El hombre tranquilo" ("The Quiet Man"), estrenado en 1952.

Este pequeño pueblo, que en los planos de Ford se revela como la cristalización de todas las esencias de Irlanda, es en el filme el destino de Sean Thornton (John Wayne), un boxeador taciturno, atormentado por su pasado, que retorna al pueblo en el que nació para rehacer su vida. Allí, en Innisfree, conocerá a Mary Kate Danaher (Maureen O'Hara), una pelirroja volcánica con la que contraerá matrimonio.

Innisfree no figura en los mapas, pero es muy real. Está enmascarado bajo el nombre de Cong, en el condado de Mayo. Allí, en esa pequeña aldea histórica, se rodó la mayor parte del filme, y hoy es lugar de peregrinación para los fordianos, que en sus calles pueden identificar las escenas más conocidas de la película. Pero Cong es, además, un destino ideal para una escapada de unos días, debido a su proximidad a la ciudad de Galway, una de las más hermosas y animadas de Irlanda.

Lo ideal es encajar una pequeña estancia de una o dos noches en Cong en medio de una estancia mayor en Galway. Desde el aeropuerto de Dublín, se puede tomar un autobús que, según el itinerario, tardará entre dos horas y media y tres horas en llegar a Galway; el precio por pasaje se sitúa en unos 18 euros, aunque puede variar en función de la compañía y de si se hace una reserva previa por internet o se adquiere en el propio bus. La ciudad, que durante el curso escolar prácticamente duplica su población por la llegada de universitarios (pasando de 80.000 a unos 150.000 habitantes), tiene una animada vida nocturna; lo ideal es hospedarse en las cercanías del Arco Español, próxima a la estación de autobuses y a Shop Street, que como su propio nombre indica es una recomendable zona comercial y de ocio.

Desde Galway no hay una conexión directa a Cong. Se puede alquilar un coche (teniendo en cuenta que en la isla conducen por la izquierda) o coger un taxi, aunque esta última opción no es demasiado económica: el precio por cubrir los poco más de 40 kilómetros entre ambas localidades puede llegar a los 70 euros. Se puede llegar en autobús, previa escala bien en Headford, bien en Ballinrobe; el precio del billete se sitúa en torno a 15 euros. Desde esas localidades, se puede adquirir un taxi más económico a Cong (entre 10 y 20 euros), o bien un segundo autobús que, por unos cinco euros por persona, llega hasta la aldea. Pero hay que andar ágil: la conexión diaria entre Cong y estos dos enclaves se limita a tres autobuses al día, en ambos sentidos.

Pese a tratarse de una población muy pequeña (con apenas 145 habitantes censados), Cong tiene una variada oferta de hospedajes. En el centro del pueblo se localiza el hotel Ryan, un estupendo establecimiento de habitaciones amplias que cuesta unos 100 euros la noche, y también tres "Bed and Breakfast" con buena calidad relación-precio: el Ryan's River Lodge. El Lydons Lodge y el Danagher's Hotel. Además, en las afueras, a un kilómetro de la localidad, hay varios B&B (Nymphsfield House, Michaeleen's Manor?), un camping y el espectacular Castillo de Ashford, uno de los mejores hoteles de Irlanda, con campo de golf incluido, en el que la noche oscila entre los 700 y los 1.400 euros, aunque oferta también una opción más asequible: The Lodge at Ashford Castle, una lujosa casa rural, incluida entro del recinto de cuatro hectáreas del castillo, y en la que se puede reservar alojamiento por un precio estimado entre 140 y 300 euros, dependiendo de las fechas y la habitación elegida. Más allá del hospedaje, el entorno del castillo se puede visitar previo pago de 15 euros. Por ese precio se pueden recorrer sus jardines y el entorno del lago Corrib.

Compartir el artículo

stats