Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Todas las caras de la perdición

Hay aura de pequeño acontecimiento alrededor de esta adaptación de Harlan Coben a cargo de Oriol Paulo, en parte por reunir a casi toda la plana mayor del hit global “Contratiempo”: además de su director y guionista, están Mario Casas, José Coronado y Ana Wagener. Matt Hunter es Mateo Vidal (Casas), ese hombre marcado de por vida por una pelea en la que mató a alguien sin querer. Nueve años después de cumplir condena por homicidio imprudente, la felicidad parece a su alcance: buen trabajo en bufete de abogados, bella esposa embarazada (Aura Garrido), casa por estrenar. Pero algunos misteriosos mensajes como salidos de “Carretera perdida” parecen arruinarlo todo.

Cada uno de estos tres episodios se abre con un recorrido por el pasado de personajes que se desgranan hablándose a sí mismos. Es la oportunidad de Paulo de rendir tributo al flujo torrencial del Scorsese de “Uno de los nuestros”. Para todo lo demás, el referente principal parece el Fincher esencialista y a ratos casi naturalista, pero todavía con sus brotes exuberantes, de “Perdida”. En esta y otras interpretaciones recientes, Casas puede recordar al Ben Affleck hundido, entumecido y confundido de esa gran película. Es el mejor piropo que se me ocurre: ambos dan lecciones de cómo representar una crisis masculina sin apenas pestañear.

Pero “El inocente” es también la historia de otros diversos personajes, todos con bagaje emocional y ansias de volver a nacer. Alexandra Jiménez encarna con su talento usual a Lorena, investigadora de homicidios al cargo del caso del supuesto suicidio de una monja que, casualmente, enseñaba sociales en el internado católico donde ella se crió. José Coronado reparte estoicismo como Teo Aguilar, misterioso agente de la Unidad de Delitos Especiales.

“El inocente” corrobora que un “thriller” español potente, si no demasiado original, es posible. Paulo sabe mover la acción hacia delante, encadenar momentos de personaje y de tensión o revelación con dinamismo.

Compartir el artículo

stats