DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una maravilla animada

La última maravilla del cine de animación es una irresistible comedia familiar de acción y ciencia ficción capaz de aunar diversión, espectáculo y emoción al nivel de los históricos títulos de Pixar. Palabras mayores, cierto, pero Los Mitchell contra las máquinas es una auténtica locura cuyo sentido del entretenimiento evoca tanto a “Toy story” como a “Los Increíbles”. Más cercana a un capítulo loco de “El asombroso mundo de Gumball” que a la profundidad existencialista de “Soul”, la película, ópera prima de Mike Rianda, relata cómo la desastrada familia Mitchell debe salvar a la humanidad después de que una inteligencia artificial al estilo de Siri o Alexa se rebele.

Se nota en la película, y mucho, la mano de sus productores, los siempre divertidos Phil Lord y Chris Miller; y de Rianda, que fue guionista y director creativo de la fabulosa serie “Gravity falls”. Una colisión de talentos que dan rienda suelta a una imaginación desbordante y a una exaltación de la ilusión y el espectáculo que resulta conmovedora en esta era de cinismo. Estamos acostumbrados a que las películas de animación contemporánea incluyan un aluvión de referencias al imaginario cinematográfico. Pero aquí la batería de guiños se sucede a una velocidad de vértigo no por una cuestión de impostura, sino porque es una manera de reflejar la personalidad de la protagonista, Katie. Ella quiere ser cineasta y todo el universo que ha creado a lo largo de sus cortometrajes aparecerá integrado a través de animaciones entre el lenguaje del cómic y el “cartoon”.

Los grandes ídolos de Katie se encuentran representados en su particular versión del Monte Rushmore, que presiden cineastas como Greta Gerwig, Céline Sciamma o Lynne Ramsay, y en su indumentaria se rastrean unos calcetines con los motivos de la mítica alfombra del Hotel Overlook de “El resplandor”, un pin vinculado a “¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú” y un detalle en la mochila que evoca a la ópera prima de Wes Anderson, “Ladrón que roba a ladrón”. Nivel de gama extra.

Compartir el artículo

stats