Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moda, exceso y melancolía

Al modisto Roy Halston Frowick se le considera prácticamente el padre del minimalismo, pero en su vida personal y su trato profesional podía ser cualquier cosa menos eso. Hombre hecho a sí mismo, escapó de una dura infancia en Indiana para asentarse en Nueva York (vía Chicago) y construirse una personalidad más grande que la vida. Quizá todavía más grande era su talento como diseñador, que aplicó en primer lugar a los sombreros y después a vestidos depurados, a veces, hasta el punto de carecer de costuras.

Aunque producida por el tantas veces (divertidamente) acelerado Ryan Murphy, acompañado esta vez por la madrina del cine “indie” estadounidense Christine Vachon, Halston destaca menos por el frenesí que por la paciencia. Ese ritmo poco atropellado permite saborear los pequeños detalles y momentos de gracia de un “bioshow” en constante, fluida alternancia entre la ironía y el dolor o el drama.

Ese equilibrio es producto de guiones bien calibrados, pero también de un protagonista al que la industria debía desde hace tiempo un papel con que poder lucirse: Ewan McGregor despliega todo su rango de posibilidades en una interpretación hipnótica, a veces basada en el más puro carisma, otras veces disparada de forma abrupta hacia la emoción visceral. Era de esperar que una serie sobre Halston fuera elegante y bella de mirar, pero no hasta semejante grado. A los exquisitos diseños de producción y (claro) vestuario se une el talento del director Daniel Minahan, un veterano de HBO, para la planificación en formato panorámico. Cuando la fiesta empieza a declinar, la emoción no suena falsa, sino bien ganada. El último toque de gracia es un desfile imaginario y definitivo al son de un clásico de culto, “Pearly-dewdrops drops” de Cocteau Twins. Pura melancolía ensoñadora como colofón para una serie que es más, bastante más que un festival de sexo clandestino, rayas de coca y música disco. De las mejores sorpresas del año.

Compartir el artículo

stats