Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un camino entre pucheros

Platos asturianos con el toque de Alicia

El restaurante La Solana de Cuevas, en el precioso pueblo riosellano de Cuevas del Agua, ofrece unas elaboraciones donde la tradición lleva el sello personal de su cocinera

Hermosa terraza, con zona cubierta, en La Solana de Cuevas.

Hermosa terraza, con zona cubierta, en La Solana de Cuevas.

Son unos 300 metros y alguno de ellos casi en plena oscuridad, pero, sinceramente, la primera vez que se cruza por la Cuevona que da acceso al pueblo de Cuevas del Agua, en Ribadesella, es una experiencia que no se olvida nunca.

Ignacio Montequín García, que lleva la atención al cliente en su restaurante, en la terraza del mismo en Cuevas del Agua. Ana Paz Paredes

Al otro lado está un establecimiento que abrió sus puertas hace siete años de manos de Ignacio Montequín García y Alicia Vázquez Sánchez, quienes un día decidieron dar un giro total a su vida para dedicarse, profesionalmente, a ofrecer en su local una cocina con mucha tradición, con respeto por lo aprendido en casa pero, al mismo tiempo, con una presentación mimada por ella.

Salmón marinado sobre brotes tiernos y aceite de cítricos. Imagen cedida por Alicia Vázquez.

“Me gusta el guiso bien preparado, el que lleva su tiempo, con sabor y generoso, que a su vez tenga mi toque y, además, bien presentado”, dice ella, auténtica apasionada de su trabajo ante los fogones.

Detalle cálido en la zona de la terraza cubierta. Ana Paz Paredes

En barra y comedor es Ignacio quien se encarga de los comensales, moviéndose por un ambiente que invita a la relajación y al disfrute de la comida sin prisas, tanto en su estupenda zona de terraza, con unas vistas increíbles del entorno, como en el interior de este establecimiento que no cuenta con menú pero sí con una tentadora carta tanto de tapeo como de especialidades propiamente dichas.

Calamares fritos y croquetas caseras de jamón, son algunas de las tapas con más demanda.

Calamares fritos y croquetas caseras de jamón, son algunas de las tapas con más demanda. Imagen cedida por Alicia Vázquez.

“Aquí, puedes estar tomando unas sidras y, si no te apetece comer, pedir un par de tapas, que aquí las hay variadas, presta mucho. O bien ya venir ex profeso a comer o cenar”, explican. Entre las tapas, ahí están, por citar algunas, las cazuelitas de fabada, picadillo de jabalí con patatas, torta de Cabrales, calamares fritos, huevos de corral con chorizo o croquetas de jamón ibérico.

Un cálido y atractivo pequeño comedor, muy demandado por grupos familiares y de amigos, lleno de detalles. Ana Paz Paredes

No falta en su carta la fabada, los callos con patatinos, chipirones a la plancha, fritos de pixín, entrecot de xata asturiana IGP, rabo de añojo o hígado encebollado. Pero también otros tan atractivos como la merluza rellena La Solana, el tataki de salmón sobre ajoblanco de coco, pescados del día al horno o pulpo a la gallega.

Callos caseros con patatinos.

Callos caseros con patatinos. Imagen cedida por Alicia Vázquez.

También van variando los platos y en ocasiones prepara garbanzos con langostinos o salmón marinado sobre brotes tiernos y aceite de cítricos. Entre los postres, citar la maceta dulce de la casa, arroz con leche o la delicia de queso con coulise de fresa.

Aspecto de la zona de terraza, en una noche con buen tiempo. Imagen cedida por Alicia Vázquez.

Abren todos los días. En fin de semana, mejor reservar en los números 984 05 40 45 o 655 17 23 60.

Compartir el artículo

stats