DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un camino entre pucheros

Los fogones quedan en familia en Casa Muñiz, en Santa Cruz de Mieres

Diego e Irene Alonso Fernández están al frente de un negocio donde cocina su madre, Trinidad Fernández

Irene y Diego Alonso Fernández, a la entrada de su local, Casa Muñiz, en Santa Cruz de Mieres.

Irene y Diego Alonso Fernández, a la entrada de su local, Casa Muñiz, en Santa Cruz de Mieres. Ana Paz PAREDES

Casa Muñiz, en Santa Cruz de Mieres, es uno de esos bares y restaurantes rurales de toda la vida que justo por ello mantiene su esencia tanto en lo que allí se cocina como en su decoración, la de chigre de siempre, donde la cocina es casera, tradicional y cercana. Desde hace unos seis años lo regentan los hermanos Diego e Irene Alonso Fernández, naturales del pueblín de Grameo, donde crecieron hasta que bajaron a Mieres con sus padres.

Cuando cogieron el local decidieron mantener el nombre original porque, con los años, ya había hecho su clientela. “Aquí lo que se come es pura tradición, es la cocina casera de toda la vida, la que hace nuestra madre, Trinidad Fernández, pilar fundamental de esta casa y que hace que los clientes repitan y traigan, a su vez, a otras personas. De igual forma también ofertamos algún plato más innovador para quienes buscan otras elaboraciones”, explica con cariño Diego, quien junto a su hermana se encarga de barra y comedor.

Patatas rellenas de carne. | Ana Paz Paredes

Asomado a la carretera en Santa Cruz, y de fácil acceso desde la autovía A-66, en este establecimiento cuentan con un menú semanal a diez euros donde se eligen dos primeros, dos segundos y postres. Llegado el fin de semana el menú, por ser más especial y contar con tres primeros, tres segundos y postres, es a 16 euros. En él se pueden encontrar, entre otras elaboraciones, patatas rellenas de carne, callos caseros, carrilleras de ternera al estilo Grameo, fabada asturiana, timbal de ensaladilla con langostinos, cachopo de setas con jamón, ensalada de cecina y queso de cabra o merluza en salsa de langostinos, por citar algunos ejemplos. Entre los postres, peras al vino, tarta de queso y frutos rojos, tarta de manzana y pera, milhojas de crema o la tarta regina.

Callos caseros. | Ana Paz Paredes

Su elaboración estrella es el cordero a la estaca, que hacen por encargo para un mínimo de doce personas, pues se asa un cordero entero. Cuando es para seis al final también se sirve en raciones si se trata del fin de semana. También preparan por encargo pizzas variadas con masa propia, hamburguesas de todo tipo, empanadas y un buen número de postres, todo ello surgidos de unas manos expertas y que cocinan con cariño como son las de Trinidad Fernández. Llegado el fin de semana conviene reservar en el 985 42 09 99.

Compartir el artículo

stats